¿En dónde vive el alcalde?

Publicidad - LB3 -

Soy juarense, he vivido en esta ciudad desde hace 53 años. He sido testigo de su transformación de una pequeña ciudad más bien orientada hacia los servicios y al sector agrícola, a ser una enorme y caótica ciudad con vocación industrial, especialmente en el sector maquilador.

Circulé de niño en mi bicicleta por las calles de la colonia el barreal, ex hipódromo, Partido Romero, Hidalgo, Centro y muchas más. Y las recuerdo siempre polvosas y gastadas, con baches y una apariencia de olvido. En tanto niño, esos detalles importaban poco; lo único importante era la sensación que tenía al rodar libre en la bicicleta por las calles de mi ciudad. Pero pasó el tiempo, crecí y maduré. Y entonces fue que empecé a ver un patrón que hasta la fecha no ha cambiado: nuestra ciudad es pujante, produce mucho, hay mucha capacidad económica, pero el estado de la misma, su imagen, su infraestructura parece no cambiar.

Si hoy nos damos una vuelta por las colonias que mencioné líneas arriba, las vamos a encontrar abandonadas, con calles arrugadas y llenas de baches. Basura acumulada en sus esquinas y charcos por aquí y por allá. Lamentablemente, ese estado de cosas no solo se presenta en las colonias viejas, lo mismo pasa en las nuevas: Horizontes, Parajes, Libramiento, y no se diga, Riveras del Bravo, por solo citar algunas.

- Publicidad - HP1

Y no solo es el deterioro de la infraestructura existente. La nueva infraestructura, que se supone viene a ayudar a mejora el nivel de vida de los habitantes de la ciudad, a fin de cuentas, termina logrando el efecto contrario. Para ilustrar lo anterior analicemos un par de ejemplos: las ciclovías y el BRT.

¿Quién puede oponerse a que haya ciclovías en la ciudad? ¿Qué no es buena idea fomentar el ejercicio físico y el uso de la bicicleta como medio de transporte? Al menos eso es lo que se hace en las ciudades modernas con vocación de sustentabilidad, pero en Juárez no. En Juárez las ciclovías estorban, estrangulan la circulación, y lo que es peor, casi no se usan. Es más, ya ni se respetan: es común ver carros estacionados sobre la ruta de la ciclovía.

¿Y qué decir del BRT? ¿Quién puede oponerse a un sistema de transporte semimasivo, eficiente y de calidad? Pues en Juárez hay oposición, y mucha. Hay voces que piden que toda la infraestructura instalada sea demolida -una vez más- y que se sustituya por un sistema de ruta abierta, donde los camiones compartan la vía con los vehículos particulares. Es decir, ir a contra sentido de lo que es característico y común en las ciudades modernas.

La oposición al BRT no es gratuita ni oficiosa, sin contar el dineral que ha costado, y largos años que ha tardado su desarrollo, -mas los que faltan para que se logre un 100% de operación- hay que ver el impacto negativo que ha tenido en la circulación vehicular por dónde va el carril confinado. La dichosa vuelta indirecta, por calles sin pavimentar y de muy largo rodeo o de plano, obligando a la vuelta en “U”. La 16 de septiembre, funcionando al 50%, y con semáforos sin sentido. En fin. Mucha gente ya esta harta de esta situación.

Y ante todo lo anterior nos preguntamos, ¿Quién es el líder de la ciudad? ¿Quién se supone que debe buscar el bienestar de sus habitantes si no el alcalde? Pero aquí no parece suceder así. La ciudad luce terriblemente destruida, ninguneada y simplemente no hay liderazgo social que pueda cambiar ese estado de cosas. Si bien es cierto que no podemos culpar al actual alcalde del atraso, el abandono y la destrucción heredadas, pero ¿hasta cuándo va a empezar a hacer algo? ¿Será que él no ve la triste situación de la ciudad?

Si alguien sabe dónde está el alcalde, invítenlo a circular por las calles paralelas a la avenida Juárez, a escasas dos o tres cuadras de la presidencia, ahí donde se supone queremos que vengan los turistas, parece zona de guerra. O que se de una vuelta por la Hidalgo, por las calles de Parajes, por el Barreal, por la Chaveña, por la San Antonio, y así sucesivamente, la lista es interminable. ¿Y el alcalde? Organizando la siguiente pachanga.

Y no solo las calles, ¿quién debería estar encabezando la lucha por el buen funcionamiento del BRT? ¿Quién debería tomar una decisión respecto a la situación de las ciclovías? Desde luego que el líder de la comuna, pero parece que nuestro alcalde, no vive aquí, esos no son sus problemas.

¿A dónde se van los recursos de nuestra ciudad? ¿en qué se gastan? ¿Por qué no podemos tener una ciudad decorosa, una ciudad con Bienestar? podemos aventurar una respuesta: las autoridades que hemos tenido, les importa más hacer negocios, que la mejora de nuestra comunidad, y la actual administración no es la excepción, esta siguiendo el mismo modelo.

Evidentemente que para que haya mejoría, necesitamos modificar el rumbo. Quienes han detentado el poder, y quienes actualmente lo detectan, simplemente no ven, no quieren ver, o no les conviene ver, porque eso afectaría sus intereses. Prefieren mantener el statu quo para así seguir haciendo negocios. O es eso, o simplemente, el alcalde no vive aquí, ¿alguien sabe, en donde vive el alcalde?

Es cuánto.

Jose Antonio Blanco SQR
José Antonio Blanco

Ingeniero Electromecánico. Juarense egresado del ITCJ con estudios de maestría en Ingeniería Administrativa por la misma institución y diplomado en Desarrollo Organizacional por el ITESM. Labora desde 1988 en la industria maquiladora. Militó en el PRD de 1989 al 2001.

En la actualidad, un ciudadano comprometido con las causas progresistas de nuestro tiempo, sin militancia activa.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse