El lobo estepario en la cuarentena

Rutina, cansancio, lavar los trastes, barrer los pisos, dolor en las piernas, hartazgo, ansiedad y buscar pretextos para salir. Así es como están sintiéndose muchas personas en este encierro.

Poco a poco se van arrancando a pedazos de piel para irse vistiendo de lobos esteparios. Sí, justo como el título de una de las novelas del escritor alemán Herman Hesse, el cual puede estar muy ad hoc para el contexto de nuestra situación.

Leer historia no necesariamente es tomar un libro con un autor que nadie conoce y acabarlo con desanimo y premura. O mirar un extenso documental donde solo el que habla entiende, no señores, leer historia también es leerla en una novela. La literatura no nos cuenta cosas irreales, muchas de las grandes novelas son basadas en hechos reales que relajan la objetividad o la metodología, dándole toques de ficción para que la comprensión sea dulce.

- Publicidad - HP1

Por ello en esta ocasión les traemos la novela del lobo estepario a manera de reseña de la vida cotidiana de los pequeños burgueses en la Alemania de los años 30. La cual se inspira en las vivencias del propio autor y nos la explica a través de su alter ego Harry Heller.

Nuestro personaje lleva en automático su cuna, costumbres y educación burguesa a cada detalle, ama los detalles simples, pero paradójicamente repudia la ostentosidad, no la soporta. Heller es un hombre correcto en todo y muy discreto, lo que provoca la incógnita de su ama de llaves y su hijo, quien le admira por su enorme conocimiento. Pero en su habitación hay un desastre, botellas de licor apiladas, ceniceros al tope de colillas y papeles con libros en todas partes. Haller es un hombre alcohólico y deprimido, pero no presta atención a ello porque todas las noches bebe coñac o vino, fuma cigarrillos y lee, no deja de leer para luego entrar en rabia y discutir en su mente con Goethe.

En las mañanas desayuna, acto seguido lee el periódico en compañía de un café y sus cigarrillos. No hay novedades, se aburre y lo sabe. Las personas que le rodean lo observan de lejos y creen que es una persona sumamente interesante. Pero él es una persona que está fastidiada de la monotonía, todas las noches sale a buscar un detalle que le cambie la vida hasta que lo encuentra, un viejo vendedor le da un folleto de bajísima calidad titulado “El tractat del lobo estepario”, el cual cuenta la historia de Heller y explica el por qué de su penosa vida. Esto le cambia todo y no sabe si ya comenzó su locura o es la realidad. No es hasta que en una de sus noches de desesperación se mete a una taberna y conoce a una simpática chica. La cual se convierte en su guía y dependencia.

Pero Haller siempre se halla pensando en algo, por ejemplo, en este episodio de la chica, mientras ella va caminando hacia él, nuestro amigo esta observando a unas parejas bailar jazz y el comienza a pensar para sí, que es una música chillona, se ve y hasta huele mal, no tiene ningún mensaje salvo un ligero sentimentalismo. Mientras que por otra parte es salvaje y caprichosa de tal manera que forma un todo. Pero como buen burgués alemán, ve el jazz como una música decadente resultado del triunfo de Estados Unidos. Piensa en la Roma Imperial y en su decadencia, luego compara el jazz con la verdadera música que para el son Mozart y Bach.

Esta música para él tenía un “negrismo” que la hacía tan sincera, pero sin dejar de ser decadente. Luego el reflexiona que cómo es que el jazz pudo llegar a Europa, si esto llego ¿Qué más llegara? Mejor dicho ¿qué más decadencias llegaran? Para Heller el jazz fue la premonición del fin de la hegemonía europea en la cultura, para abrir paso a lo estadounidense. Esto es muy interesante porque lo que predominó fue la influencia de Estados Unidos y el alto a Europa. Al final, Harry Heller nos muestra como el hombre burgués alemán de 1930 se convirtió en un lobo estepario, porque andaba solo, era austero y con placeres. Una bella metáfora con crítica al capitalismo. Ahora bien, en esta cuarentena ¿no es usted un lobo estepario? …..Si en algo se ha identificado con Harry Heller entonces debería comenzar a cuestionar su estado de bienestar y el sistema en el que está inmerso.

Marduk Silva
Marduk Silva

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.