¡El INE si se toca!

Publicidad - LB3 -

La defensa que los conservadores hacen del INE tiene como fundamento un supuesto enteramente falso, el de que el INE en su estado actual es una institución perfecta, que después de la larga transición a la democracia, que para los intelectuales  transitólogos culminó con la elección de Fox, nada hay que modificar, pues el INE, como órgano autónomo, alcanzó un estado tan virtuoso que cualquier cambio derrumbaría y sumiría en el caos la  vida democrática de México.

La verdad es que este es un discurso falso, mentiroso y oportunista  que en tiempos del propio Fox y Calderón se empezó a construir, una vez que el PAN y el PRI, de entonces, en abierta colaboración y complicidad, encontraron la fórmula para copar de consejeros adeptos, tanto el Consejo General, como los consejos locales y distritales.

Con ese control tuvieron el camino abierto para imponer, mediante concursos administrados, parciales e interesados, a funcionarios y técnicos que siempre se han mantenido leales a quienes originalmente los seleccionaron.

- Publicidad - HP1

La elección de 2006 fue la mejor muestra de esta complicidad ciega  que tan útil resultó para imponer a
Felipe Calderón, a pesar de la voluntad expresada en la urnas, que claramente favoreció por primera vez a López Obrador.

El monopolio y absoluto control que esta temprana alianza, entre el PAN y el PRI, ha mantenido desde entonces,  sobre todas las instancias de gobierno y decisión, fue posible gracias a un defecto estructural que caracteriza a la organización piramidal del INE.

El  hecho muy bien conocido es que la selección de todos los consejeros, sean de los consejos locales o de los distritales, ha resultado de negociaciones entre los representantes de los partidos y los miembros del Consejo General, donde las voces que más  resuenan son las de quienes representan a la alianza entre el PRI y el PAN y la de los consejeros que invariablemente obedecen a los intereses de esa coalición.

En pocas palabras el INE que debió ser el paradigma de la democracia, siempre ha tenido una vida interna en la que la selección o designación de sus autoridades electorales, nada tiene que ver con la democracia y sí con la voluntad de quienes verdaderamente mandan, que no son otros que los miembros de Consejo General, que mejor relacionados están con la coalición prianista.

Por eso en la iniciativa de reforma que el Presidente presentó ante el Congreso, una propuesta central tiene que ver con la elección de los consejeros,  quienes al jugar un papel tan importante deben ser elegidos, sin intermediación alguna por todos los ciudadanos.

Hay más  razones que justifican una reforma estructural del INE, pero por ahora basta lo señalado para dar cuenta de que el INE es un paradigma de autoritarismo y antidemocracia y que todos los sondeos confirman este desencanto popular.
!El INE sí se toca! Porque en su estado actual es una arma que sólo sirve a los conservadores para frenar la plena transformación de México.

Juan Carlos Loera SQR
Juan Carlos Loera de la Rosa

Empresario y político defensor de la cuarta transformación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse