El fin de la Biblioteca y la última tarea

Las bibliotecas del siglo XXI deben seguir nutriéndose de nuevos volúmenes, pero también deben tener acceso a internet, impresoras, más mesas, salas cómodas de lectura, barra de café, té y snacks.

Hace unos días conversando con los estudiantes para hacer que el tiempo pase, pues ya cerrando el ciclo escolar muchos temas están finalizados; hablábamos de las tareas. Me decían ellos que no le veían mucha utilidad al hacer tareas ya que es repetir lo mismo. Contra argumentos hay de sobra para la cuestión que sacaron los muchachos, sin embargo; en esa sencillez hay bastante de razón. Hacer tareas para ellos es algo repetitivo y realmente no les es difícil realizarla, menos con las herramientas que tienen a su alcance. 

Entonces uno de ellos me preguntó si para mi hacer tareas en mi época de estudiante de secundaria era igual de fácil que con ellos, les dije que no. Les explique que hace más de diez años el internet apenas se estaba volviendo accesible, por lo que las opciones de búsqueda eran limitadas, en primera instancia contabas con tu libro de texto gratuito, ir a la papelería por una lámina o la tercera que fue la más interesante; ir a la biblioteca a consultar libros. 

- Publicidad - HP1

Para adentrarlos en contexto les narre que la llegada de nueva información tardaba tiempo, que incluso podías estar usando los mismos libros de referencia durante toda la secundaria y no pasaba nada, maestros que recomendaban los mismos libros durante todos los cursos, cuando ya había información nueva ¿Por qué muchos no se enteraban de ello?, porque la visión educativa de los dirigentes se sentía tan pobre o inexistente que durante mi paso por secundaria y bachillerato, jamás vi que las secretarias nos enviaran libros nuevos. 

Yo llegué a consultar libros de la II GM de la década de 1980, manuales de soldadura y electromecánica de los años 70 estando ya adentrados en el año 2000. Las bibliotecas públicas están menos peor, les pregunte a mis alumnos ¿Cuántas bibliotecas creían que hay en la ciudad? Y uno se anticipó respondiéndome con otra pregunta -¿En Juárez hay bibliotecas? A lo que les respondí que sí, aproximadamente 64 bibliotecas por toda la ciudad, sin embargo; ellos cuestionaban que a que se iba a la biblioteca. Y es eso justamente el problema que tenemos con nuestras bibliotecas locales, los estudiantes no tienen interés en ellas porque no se les da la importancia que merecen, no hay inversión ni remodelación en las mismas. 

Las bibliotecas del siglo XXI deben seguir nutriéndose de nuevos volúmenes, pero también deben tener acceso a internet, impresoras, más mesas, salas cómodas de lectura, barra de café, té y snacks. Si, son inversiones fuertes y a los politiquillos no les atrae mucho un proyecto así porque para ellos más vale usar pintura barata para trazar carriles que invertir en espacios para el desarrollo intelectual.

Hace 20 años hacer una tarea era meritorio porque le dedicabas tiempo, esfuerzo, consultas de libros, apuntes a mano, hacer márgenes a las hojas blancas para luego perforarlas y sujetarlas con un broche Baco al folder. Por lo que la tarea era un trabajo artesanal, hoy, con el acceso a internet y el exceso de burocracia en los modelos educativos la tarea solo es un requisito para promediar, un trámite más y no un reto personal para el estudiante. 

Marduk Silva
Marduk Silva

Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. Profesor en Preparatoria Lobos de la Universidad de Durango Campus Juárez y en la Escuela Preparatoria Luis Urias.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.