El Decreto de la hipócrita discordia

“Para donde se mueva AMLO las fuerzas minoritarias y opositoras irán en sentido contrario siempre, les incomodan los avances y las decisiones necesarias para el país, no las soportan porque hieren su ego y les golpean la cara”

El presidente de la República siempre ha contado con instrumentos jurídicos, constitucionales y legales para poder adecuar las estructuras del país al modelo administrativo, político y económico por el que la mayoría de los mexicanos votamos en el 2018.

- Publicidad - HP1

Los opositores han intentado, con las herramientas legales existentes como los amparos, bloquear a como sea toda obra, intención, proyecto y enmienda que el presidente López Obrador quiere hacer y ajustar a su proyecto de nación al que los mexicanos dimos mandato, lo que no han podido ganar en las urnas lo han querido hacer en los tribunales pero, no han podido lograr nada, porque hay que poner muy en claro, no han tenido razón ni sustento sus argumentos jurídicos.

El presidente López Obrador aseguró que ahora las cuestiones de seguridad pasarán a la Secretaría de la Defensa en cuestión operativa por lo que la Guardia Nacional, con todo y su presupuesto, pasará a formar parte de la estructura de la SEDENA.- La milicia de la Guardia Nacional pasará a formar parte de la Secretaría de la Defensa Nacional, aseguró el presidente que emitirá la propuesta de reforma para que la Guardia Nacional “dependa completamente” de la Secretaría de la Defensa.

Cuando le preguntaron al presidente López Obrador si esta medida no significaría “saltarse” al poder Legislativo, el presidente aseguró que no estaba tomando medidas contrarias a las constitucionales.

Afirmó el presidente “Tengo que utilizar los márgenes legales que tenemos para avanzar porque tengo problemas que resolver. Tengo que entregar buenas cuentas al pueblo, y tengo un bloque opositor que no ayuda en nada

Y dejó en claro el presidente que con ello, en caso de no aprobarse la medida mediante el poder legislativo (Reforma Constitucional), se buscará la manera de que lo haga “en lo administrativo”, recordando además que los opositores están en MORATORIA CONSTITUCIONAL, o sea, como lo dijeron abiertamente, ninguna reforma proveniente del ejecutivo federal se va a aprobar por los opositores, ninguna sea cual sea, así de entrada y sin discusión alguna.

“Que la Guardia Nacional sea parte de la SEDENA para que pueda mantenerse en el tiempo sin echarse a perder. Para que no vuelva a pasar lo que pasó con la Policía Federal Preventiva, que la dejaron suelta dependiendo de políticos y se echó a perder, se corrompió. Queremos que la Guardia Nacional quede inscrita a la Defensa como las Fuerzas Áreas y otras ramas que tienen que ver con la defensa”, así  reafirmó sus razones el presidente.

Hay que recordar, y tener muy presente, que hay estados de la república en donde hay más elementos de la Guardia Nacional que los policías estatales y municipales.

Hay que recordar que los gobernadores, que dirigen las policías estatales, se han justificado que el gobierno federal no envía efectivos de la Guardia Nacional suficientes para poder combatir la delincuencia armada, recordando que señalan como responsable de no combatirla al gobierno federal.

Hay que recordar también que muchos gobernadores cuando su estado esta “caliente” lo primero que buscan es un MANDO MILITAR para ponerlo frente a las policías en el Estado que gobiernan, con esa actitud y demanda reconocen la efectividad en el combate a la delincuencia de los MANDOS MILITARES, y no es nuevo el nombramiento de mandos militares, con licencia o en retiro, en cargos de seguridad pública estatal o municipales, pues data de hace 15 años, por lo menos, siendo así que cuando gobernaban los hoy opositores si consideraban viable, y necesario, a los mandos militares al frente en sus policías y con ello jamás militarizaron al país.

Hoy hay mandos militares al frente de las policías en: Michoacán, Sinaloa, Baja California Sur, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Tamaulipas, y muchos más que han ejercido el liderazgo en las policías en el transcurso del tiempo, al menos en este siglo, y nunca ha habido ni la más mínima intención de militarizar los estados donde tienen, o tuvieron, mandos militares al frente de las policías, los gobernadores con problemas de seguridad recurrían a los mandos militares y hoy esos mismos rechazan la intención de que haya mando militar en la GUARDIA NACIONAL.

Hagamos un poco de historia, para refrescar la memoria a los opositores, el 14 de noviembre de 2018, durante el proceso de transición gubernamental de Andrés Manuel López Obrador fue anunciada la intención de crear un nuevo cuerpo de seguridad llamado Guardia Nacional. Para esto se tendrían que reformar los artículos 10, 16, 21, 31, 35, 36, 73, 76 y 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La Cámara de Diputados recibió la propuesta, sin embargo, anunció modificaciones. Se efectuaron mesas abiertas, dando lugar a algunos cambios que fueron enviados como minuta al Senado.

El Senado aprobó por unanimidad el proyecto. La turnaron nuevamente a la Cámara de Diputados quienes en una mayoría absoluta la aprobaron. 

Para ser aprobada como reforma constitucional, era necesaria la aprobación de al menos 17 legislaturas locales, misma que el 6 de marzo del 2019 fue obtenida con la aprobación en los congresos de las entidades federativas de Sinaloa, Guerrero, Chiapas, Campeche, Tabasco, Nuevo León, Colima, Zacatecas, Hidalgo, Querétaro, Estado de México, Durango, Tlaxcala, Baja California Sur, Quintana Roo, Puebla y Tamaulipas, recibiendo la unanimidad de aprobación por las 32 entidades.

¿Qué les incomoda a los opositores?

Dicen que no debe haber mando militar como responsable de la Guardia Nacional, que no debe pasarse a la SEDENA la Guardia Nacional porque implicaría un proceso de militarización del país, esos son los pretextos de la inconformidad opositora.

Por un lado se quitan las responsabilidad de la inseguridad señalando al presidente López Obrador como responsable de ello, bueno si él es el responsable él tendrá que hacer los cambios necesarios y suficientes para reforzar la seguridad del país, está en su derecho al ser continuamente señalado por los opositores como responsable de la inseguridad del país, excluyendo a sus gobernadores de esa responsabilidad naturalmente.

Ahora bien, recordemos que los opositores están en MORATORIA CONSTITUCIONAL y de acuerdo a sus propias declaraciones no aceptarán, estudiarán o aprobarán absolutamente nada que provenga del presidente de la república y, ante tal situación, el presidente tiene que seguir adelante y para ello, y ante la posición de los opositores, tiene que recurrir a todos los atributos legales para cumplir con su proyecto de gobierno.

Obviamente, y es ahí, que los opositores desde el inicio de la administración de la 4T han buscado la dilación de toda obra o proyecto de la presidencia de la república, han venido aplicando el METODO DE DILACIÓN como estrategia política.

Han utilizado el método de la dilación buscando la demora, tardanza o detención de proyectos y obras, leyes y reformas por algún tiempo, o en forma definitiva, que les permita a los opositores  llegar al final del sexenio sin ninguna obra importate o proceso administrativo representativo de la 4T y  que pudiera ser detenido por amparo o en el Congreso, así le han venido apostando los opositores, todo en contra de lo que decidieron la mayoría de los mexicanos en el 2018, el mandato ciudadano al gobierno no lo respetan los opositores.

Ahora que les van aplicar con la Guardia Nacional el DECRETO PRESIDENCIAL para que ésta forme parte de la SEDENA están que no los calienta ni el sol, a pesar de que el presidente se esperará a la aceptación o rechazo de la Reforma Constitucional para la Guardia Nacional.

Felices estarían los opositores si el presidente se quedara quieto ante sus caprichos y necedades… y les vendrá lo mismo con la Reforma Electoral… un DECRETO PRESIDENCIAL.

Para donde se haga el presidente la oposición estará en paro de análisis y negociación política.

Ante el método de dilación opositora el presidente aplica el método de «ni los veo ni los oigo» y sigue de frente en sus proyectos utilizando las herramientas que sus facultades le confieren y brincando sobre los opositores que no sirven para nada, más que para estorbar, están en la poltrona de su MORATORIA CONSTITUCIONAL.

Nada les ha resultado, y ni les resultará nada.

O se negocía la Reforma de la Guardia Nacional o saldrá por DECRETO PRESIDENCIAL, les toca a los opositores decidir por cual.

sabido
Raúl Sabido

Egresado de la Facultad de Comercio y Administración por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Su desarrollo profesional ha sido en empresas privadas en posiciones directivas donde a logrado acumular 42 años de servicio.