“Las relaciones con los medios de comunicación son asuntos de dinero” así se expresó acertadamente el Gobernador Corral sobre el asunto de su distanciamiento entre el gobierno Corralista y un importante medio impreso de comunicación estatal, donde es más que claro que mientras tengan oportunidad de irse contra el gobierno estatal ese medio lo va hacer y con toda la dureza que representa no tener en sus bolsillos 600 millones de pesos anuales del erario de Chihuahua.

Definitivamente que cala y cala hondo y que arroja visera a todo lo que haga y publique por denostar al Gobernador, esa parte es muy entendible al grado tal que, al menos Don Q. Chillito, todo lo que publique ese medio lo leo con todas las reservas que el caso amerita.

Mucha gente coincide conmigo en la desconfianza hacia ese medio de comunicación, habían venido disfrutando de las mieles presupuestales y de recursos fiscales del estado por años hasta que se les volvió costumbre y la costumbre lo convirtieron en un derecho, hoy no tienen en su bolsillo esos dineros fiscales y lloran como magdalenas su ausencia.

- Publicidad - HP1

Pero por otro lado el Gobernador lo único que ha respondido a los descubrimientos en la investigación periodística de ese periódico local, es en su defensa y responde con su labia y discursos vanos para este caso tan delicado donde le están denunciando públicamente como “el corrupto” que se apropió de un terreno embargado que colinda con una de sus casas en esta ciudad.

No lo suponen, se lo denuncian y lo sustentan y es ahí donde debe nacer la imperiosa necesidad de irse a los tribunales para demostrar la verdad, o la mentira, o la difamación.

Algunos, como yo, pensamos el deber ser es llevar el caso a los tribunales del estado y no a los tribunales de El Paso, como se rumora que lo quiere hacer el Gobernador Corral. Otros opinan que es una decisión sabia y que se cura, a priori, en salud llevando el caso a El Paso. Llevarlo al otro lado del charco  hace que el proceso sea neutral, para así evitarse la futura nota en la que le cuelguen que usó su poder sobre la ley en el Estado.

La difamación es la comunicación a una o más personas, de una acusación que se hace a otra persona física o moral de un hecho, determinado o indeterminado, que pueda causar o cause a ésta un menoscabo en su honor, dignidad o reputación; siempre que no esté fundamentada en pruebas fehacientes.

Ante los dichos entre el Gobernador que dice que es mentira y los dichos del periódico local que dice que es verdad solo queda la verdad de los tribunales.

Ambas partes deben pasar de la denuncia de hechos a la acción jurídica buscando que le otorguen la verdad al Gobernador si la tiene y la contra parte, o sea el medio impreso, puede hacer historia enjuiciando al Gobernador en funciones por corrupto, algo insólito hasta hoy, el Duartismo feliz.

El que no lo hagan ninguna de las dos partes es el reflejo de las inseguridades y temores a los riesgos quedando solo en puras fintas y dimes y diretes para ver hasta dónde llegan y aflojan cualquiera de las dos partes.

Podemos confundir la difamación con la calumnia por lo que es necesario hacer una aclaración que permita ver el tamaño del daño que se le hace a una persona ya sea por la difamación o por la calumnia.

Calumnia.- Acusar a otro de haber cometido un delito a sabiendas de que tal acusación es falsa

Difamación.- Comunicar dolosamente a una o más personas, la imputación que se hace a otra persona física o moral, de un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado, que pueda causarle deshonra o afecte su reputación.

Es por ello la necesidad de que deje de ser solo una denuncia la del medio de comunicación la hecha sobre la persona del Gobernador y se pase a los hechos con una denuncia penal por corrupción con todas las pruebas que tienen como resultado de su trabajo periodístico, de lo contrario quedarían como unos viles chayoteros y dolidos porque publiquen lo que publiquen nadie les cree del todo y todo lo ponemos en duda por su urgente necesidad de que regresen a sus arcas los 600 millones de pesos de publicidad chayotera que ya no les dan.

Y por otro lado el Gobernador que deberá descansar en las autoridades judiciales el prestigio y la honra de su persona, no hacerlo implicaría que ha venido queriendo engañarnos y que toda su retórica de anti-corrupción es una falacia y una estrategia fallida de imagen pública.

Irse a los tribunales no es una restricción o intento de censurar a los medios de comunicación, no lo es, pero si es una situación necesaria para restablecer la honra y el honor del quehacer del político, muy necesario para retomar el camino con el Gobernador de #JusticiaparaChihuahua.

Ningún medio tiende la patente de corso para destruir con mentiras la honorabilidad de ninguna persona con acusaciones tan graves como las que hace ese periódico local, pero también permitirlo sería renacer lo que en un tiempo se le llamo el cuarto poder.

El no irse a los tribunales sería el reflejo de los miedos y las inseguridades de los involucrados.

Los Chihuahuenses necesitamos verdades y no dimes y diretes con acusaciones sin fundamento verídico, la invención de historias tiene su riesgo.

No es lo mismo la nota periodística con supuestos que la investigación con tendencia a destruir, tampoco se debe tolerar la soberbia de nadie.

Cada quien en el lugar que le corresponde, pero lana fiscal “de a grapa” a nadie, que los mantenga su abuelita, o el diablo, pero ¡Chihuahua ya no!

Todos coludos o todos rabones, si no fuera es así lo que se haga fuera de la equidad y la coherencia es pura fantasía, pura retórica barata, pura víscera también.

No se vale a unos sí y a otros no, el ego se manifiesta parejo y las finanzas requieren seriedad y voluntad real para lograr los ahorros necesarios que el estado requiere.

Señor Gobernador demuéstrenos que usted tiene razón, no hay libertad de expresión si hay mentiras y engaños, dolo y perjurio o falsos testimonios.

Nadie puede secuestrar la libertad de expresión para sus muy particulares intereses.

La llegada de nueva cuenta de AMLO el presidente de la Republica a Chihuahua viene a entablar las discusiones y diálogos necesarios para que nuestro Gobernador entienda que sus actitudes de desincorporación del pacto federal lo único que le traerán son dolores de cabeza porque no puede agandallarse el ISR y el IVA así por sus pistolas.

Además de que los cimbronazos con guantes de seda estuvieron al orden del día en el tiempo que estuvieron juntos, se viajó por carretera, se viajó por avión comercial y se enseñó lo que es la austeridad republicana que deberá impulsar Javier Corral en el estado en lo que resta del año y todo el año que entra.

Entendemos que hubo cordialidad y entendimiento que la serenidad le llego al Gobernador.

Chihuahua necesita excelentes interlocutores con el gobierno federal lo que se tiene duda es si nuestro gobernador es el adecuado, su protagonismo descontrolado no le está permitiendo ver sus responsabilidades ya que Chihuahua no es propiedad de Javier Corral y ni Javier Corral es de Chihuahua.

Queremos ver al político, no al protagonista.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito
Escribidor en | [email protected] | Website | + posts

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.