Intolerancia, incongruencia, ataques al pensamiento, Intelectualismo confundido con libertad de pensamiento, la ignorancia devaluada y la caridad sobrevaluada, El medio saber o el desconocer en totalidad es igual de perjudicial que no saber nada.

Le tenemos miedo al rechazo y al ser minimizados por ello preferimos ser democráticos en pensamiento palabra obra y omisión.

  • “La libertad de expresión siempre lleva consigo cierta libertad para escuchar” (Bob Marley)
  • “Si no creemos en la libertad de expresión para la gente que despreciamos, entonces no creemos en ella para nada” (Noam Chomsky)

-La pobreza esta devaluada en una sociedad consumista que corrompe la cultura, el lenguaje y el pensamiento a tal punto de no distinguir entre arte y expresión, talento y virtud. No somos iguales en nada y no podemos pensar y actuar igual. Hoy día las tenencias de moda, los estilos de vida “trending topic” y una opinión publica intolerante, deplorable en su mayoría, incongruente e inepta con el único objetivo de expresar la libertad de expresión propia sin respetar la libertad de expresión de los demás creando conflicto y más intolerancia. Este es un ejemplo cívico de lo que las cruzadas en la edad media erigían en la educación de la población.-

- Publicidad - HP1

Las redes sociales, la “F” azul que pone en duda la evolución intelectual del ser humano, el maldito pájaro que te limita las palabras y el snapchat que no es más que un metroflog moderno son algunos de los sistemas de comunicación universales que nos permite estar conectados entre nosotros (aunque a mí me gustaría desconectarme de algunos). Sin duda, alguna publicación video o meme de interés nos hace entrar en el misterioso y surrealista mundo de los comentarios, donde vemos la opinión “libre” de todos. Algunos comentarios congruentes, otros muy idiotas y nunca falta el que se queja o critica a los demás. En este ejemplo de cómo una sociedad es nociva para sí misma cuando muestra intolerancia, indiferencia e incluso hasta repudio hacia los homónimos. Explico esto dentro de un contexto histórico: Las cruzadas.

Las cruzadas fueron una iniciativa política por parte del vaticano para exterminar “a los infieles y enemigos del dios cristiano” ósea cualquier otro que nos fuese católico con la filosofía de intolerancia discriminación ataque y violencia. Si enfocamos este ejemplo a la sociedad actual, teneos indicios de una nueva cruzada, digital claro está.

Hoy día, la mayoría de la gente confunde términos básicos como libertad y libertinaje, inteligencia con sentido común, análisis con crítica, tolerancia con mediocridad o ataque con discusión. No queda muy claro donde termina uno y comienza el otro, aquí destaca el axioma de “Entre lo sublime y lo ridículo hay una línea delgada”. Por ejemplo, Los derechos homosexuales.

Estoy de acuerdo en que como seres cívicos debemos ser inclusivos; sin embargo en un aspecto moral hay un dilema porque en algunos casos, se confunde el exhibirse o ridiculizarse en público hacia la sociedad que no está educada en la inclusión la tolerancia y las buenas costumbres. Estos actos en general esperan ser respetados o incluidos pero cuando denigran a otros, crean conflicto.

Tenemos la libertad de expresarnos pero antes de lanzarnos en plena gomez morin a caminar en “pelotas” asegurémonos que nuestro comportamiento es congruente y tiene una justificación racional, de lo contrario estaríamos manifestándonos con ignorancia o exhibicionismo y ese comportamiento ofende, hay se rompe el status quo de la sociedad incluyente pues no uedes ser incluido en un círculo donde no quieres formar parte

Otro ejemplo, La opinión personal y “la humilde opinión” que se reduce en estacas afiladas que van derechito al corazón, donde todos opinan cuanta cosas se les pasa por el cerebro sea congruente o no. Hay quienes alaban el arte moderno y otros que creen que la tierra es plana, es correcto que debemos tolerar pero nunca justificar una conducta que influya negativamente en la libertar y la tolerancia de los demás. Un ejemplo claro de ello son todos los comportamientos discriminatorios, clasistas, raciales, étnicos y religiosos que ya pareciera “trendig topic” ser ateo cuando ni siquiera el concepto de ateísmo se conoce.

-El pensar que por creer en un dios o algo intangible los haces inferiores a quienes “científicamente” dicen que no y automáticamente se cataloga a los creyentes como ignorantes imbéciles o cualquier calificativo ofensivo (volvemos a la intolerancia). Algunos (en Facebook) son ateos no porque tenga la inteligencia o los argumentos racionales para justificarlo, lo son exclusivamente porque ven más congruencia en el comportamiento de atacar lo que no nos gusta (un comportamiento justificable en el adolecente actual); pero el intentar menosprecias la inteligencia o el estilo de vida de los demás es un acto de desprecio a la misma raza humana y no es digno de una persona racional o inteligente.

En un teclado todos pueden sonar rimbombantes y sabios, pero la conducta cívica y el comportamiento ante los demás es lo que muestra quienes somos, por esta razón, las redes sociales son el escape a mucha gente, pues pueden atacar, defenderse y crear un mundo en el que ellos se sientan cómodos sin la necesidad de afrontar las consecuencias de sus argumentos. ´por eso hay che Guevara con perfiles falsos, villistas con iniciativa web, profetas intergalácticos que predican la paz con “likes” y críticos de todo que se googlean entre ellos.

También en twitter y Facebook vemos a la libertad de expresión en todo su esplendor, aunque a veces cuestionamos si es viable que todos se expresen con tal libertad pues se alcanzan niveles de incongruencia intolerancia y ataque por cosas banales como criticar al gobierno hasta porque ya no nos dan refresco en bolsita (todos son politólogos).

Todos nos sentimos en facultad de ofender y agredir por el hecho de opinar, a veces sin analizar investigar para fortalecer los argumentos, pareciera como que si solo nos interesa expresarnos con la obligación de ser escuchados sin la tener la intención de escuchar a los demás. En cierta forma eso se llama fanatismo y el fanatismo genera intolerancia y ataque (lo que sucedió en las cruzadas y sus tragedias).

En la antigüedad, la intolerancia era justificada, en este siglo eso es un signo de inhumanidad, de corrupción social y de misantropía colectiva que generan atrofia de la sociedad, perjuicio en la educación y una anarquía que perjudica a todos, para muestras de estos veamos el comportamiento y la opinión en redes sociales sobre las demás opiniones o temas diversos, analicemos la apatía ante la problemática social, pura misantropía, donde se analizan así mismos para autonombrarse portadores de la verdad (Algo así como un perro persiguiendo su propia cola)

Todos los pensamientos cuadrados dicen que los demás pensamientos cuadrados son incorrectos y en eso todos tienen razón. Las ideas son amorfas, se adaptan y si las vertimos en una mente cuadrada tendremos ideas cuadradas que no encajaran en ningún otro molde y esto produce ataque, discriminación, enfermedad y separación.

Una sociedad donde vemos ataque filosófico, religioso y clasista no progresa cívicamente, retrasa la educación, el apoyo en comercio y el desarrollo cultural de las tribus urbanas, estamos engordando la falacia del cambio social pero tenemos anémica a la iniciativa.

Si vamos a expresarnos libremente, aceptemos la réplica, pero jamás incitemos a la ofensa, porque de ser así, haremos apología a la intolerancia y al ataque y esos dos son signos de ignorancia.

Con mis mejores deseos de paz profunda: Yo

Felipe Carrasco Profile
Carlos Felipe Carrazco Vega
+ posts

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.