Contrastes Territoriales

El día de ayer, 19 de mayo de 2020, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó los datos de ocupación y empleo en México durante el primer trimestre de 2020, esto, a través de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Los indicadores laborales a nivel nacional y contrario a lo esperado tras la crisis del COVID-19, aún no muestran caídas en la ocupación, sin embargo, a nivel regional, se registraron contrastes interesantes.

A pesar de que al primer trimestre de 2020 la Población Económicamente Activa creció 0.4 puntos porcentuales respecto al primer trimestre de 2019, la tasa de desocupación se mantuvo en 3.4%

- Publicidad - HP1

Es más que evidente que la ENOE mostraba un panorama alentador previo a la crisis, puesto que, de acuerdo con los datos publicados por INEGI, en el periodo enero-marzo, antes de iniciar la emergencia sanitaria por el Covid-19, 23 estados lograron reducir su tasa de informalidad laboral, en comparación anual, logrando México un mínimo histórico de informalidad del 56.08%.

image 1En el comparativo anual, 23 de las 32 entidades federativas disminuyeron la tasa de informalidad y 27 de los 32 estados, aumentó su subocupación. ¿Cómo explicarlo? Las actividades más informales son las de servicios y comercio, incluso las gastronómicas y sufrieron una desaceleración significativa, mientras la industria siguió operando normalmente, el aumento de la subocupación, es clara, un solo empleo no es suficiente, por lo que hay que buscar alternativas extras de ingreso.

A pesar de que los estados del sur del país son los que mayor tasa de informalidad registran históricamente, mientras las entidades menos informales son los de la frontera norte. En este primer trimestre de 2020, los estados sureños mostraron reducción en la informalidad, mientras los norteños la aumentaron.

Chiapas mostró la mayor disminución de la informalidad pasando del 78.2% al 73.11% en un año, los estados que le siguieron a Chiapas fueron Nayarit que paso de 65 a 61.88%, Ciudad de México que pasó de 50.11 a 47.17%, Oaxaca pasó de 81.58 a 78.98% y Michoacán pasó de 70.10 a 67.87%. En contraste, los aumentos anuales de la informalidad más elevados se dieron en estados de la frontera norte: Baja California, Coahuila, Tamaulipas y Sonora, incrementos entre 0.7 y 2.1 puntos porcentuales.

A nivel nacional, las mayores tasas de informalidad laboral se observaron en Oaxaca con 78.98% y Guerrero con 77.63%, mientras los menores niveles de informalidad se registran en Coahuila con 34.65%, Chihuahua con 36.23% y Nuevo León con 36.51%.

Para el caso del estado de Chihuahua, la estadística laboral en los primeros tres meses del año muestra una tasa de desocupación del 3-5%, superior al promedio nacional que es de 3.4%. en cuanto a la informalidad, Chihuahua registra una tasa del 36.2% inferior al 56.1% nacional. Para el caso municipal, Ciudad Juárez tiene una desocupación del 2.8% y Chihuahua del 4.1%, la frontera se encuentra con menor desocupación que el promedio estatal y municipal, mientras la capital del Estado tiene niveles de desocupación muy por encima de los promedios. En materia de informalidad, Juárez registra una tasa del 28.9% y Chihuahua del 26%, ambas por debajo del promedio estatal y nacional.

El mercado laboral mexicano presenta retos importantes en todas sus regiones. Especialmente evitando el desempleo y garantizando un ingreso suficiente para la población. ¿qué se requiere? Esforzar esfuerzos para reactivar la economía, incentivando la industria local “consume local”, apoyando a los pequeños establecimientos y siendo creativos. Este es el momento de generar cambios importantes: nuevos procesos, nuevas empresas, nuevas industrias.

yo
Nancy Carbajal
Columnista • Economista

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse