Movil - LB1 -
    Publicidad - LB1 -
    mayo 22, 2024 | 7:36

    ¿Continuidad? o ¿Cambio?

    Publicado el

    Publicidad - LB2 -

    ¡Únete al cambio!, ¡Vota por el pan!
    Jingle promocional de Acción Nacional en la campaña de 1986

    Sin importar lo que digan nuestros amigos priistas -los que todavía quedan- por más de 7 décadas, de 1929 al 2000, la sociedad mexicana tuvo muy poca oportunidad de experimentar un cambio de régimen. A lo más, lo que vivimos fue un cambio de personas, pero no de régimen.

    - Publicidad - HP1

    Y sin embargo y aunque el partidazo se impuso en todo momento y al costo que fuera, asegurándose de que no hubiera un verdadero cambio de régimen, si vivimos episodios donde la orientación política del mismo sufrió alguna modificación.

    El primero se vivió muy temprano en la era post revolucionaria con el gobierno de mi General Lazaro Cardenas. El General le imprimió un sello progresista y popular a su gobierno que inquietó en gran manera a la naciente oligarquía mexicana, y a sus aliados externos, principalmente norteamericanos.

    Solo la aparición del fascismo en la vieja Europa, y la inestabilidad política derivada de ello, ayudaron para que las potencias imperialistas no intervinieran en nuestro país como acostumbraban -y acostumbran- hacerlo.

    El propio Cárdenas previó que el viraje hacia la izquierda no se podía sostener de manera indefinida, y prefirió optar por un sucesor moderado, en términos políticos, que limitara el apetito del imperialismo para intervenir en los asuntos de nuestro país, al menos de manera militar.

    A partir del gobierno del general Avila Camacho, se inicio un proceso gradual de desmantelamiento del Estado cardenista, así como una derechización en la conducción del régimen que duró, prácticamente sin cambios hasta el periodo del sátrapa Diaz Ordaz.

    Durante esa etapa, más o menos del 40 al 70, si bien las libertades políticas estuvieron férreamente acotadas, y la disidencia controlada con mano de hierro, hubo un periodo económico de bonanza conocido como de “Desarrollo Estabilizador” o el “Milagro Mexicano”, que ayudó a la consolidación de la clase media urbana. Sin embargo, el Estado Policiaco y represivo hizo crisis, llevando al régimen a la siguiente ruptura, la de Echeverria.

    Echeverria simuló un cambio al régimen incluyendo -o más bien cooptando- a una nueva generación de jóvenes intelectuales con inclinaciones de izquierda que en la realidad nada hicieron más allá de darle una lavada de cara al ya muy anquilosado sistema.

    La antidemocracia, la represión y la corrupción fueron la marca del periodo, así como el desorden económico que vino a dar al traste con lo poco logrado durante el periodo del milagro mexicano. Con su sucesor, Lopez Portillo, nada cambio mas allá de que en el seno de su gobierno se venía incubando la camada que habría de dar el siguiente gran cambio al régimen: los neoliberales.

    El priismo, de la mano de Miguel de la Madrid vino a salvarnos de terrible desastre creado por ellos mismos, aplicando la receta que, se decía en aquel tiempo, seria el método infalible y definitivo para, esta vez sí, llevar la prosperidad y la felicidad a todos los mexican@s: más mercado, y menos Estado.

    Con Salinas, el régimen que aun conservaba entre sus filas a algunos pocos elementos progresistas cerró filas en torno a su recién revindicada ideología de derecha y literalmente se deshizo de cualquier remanente del viejo Nacionalismo Revolucionario, en otras palabras, se echaron en los brazos, ya descaradamente, de la alta burguesía oligárquica.

    Ahora sí, con un Estado muy disminuido, y un capitalismo de cuates férreamente implantado, ¿qué podía salir mal?, ¿quién en su sano juicio hubiera querido un cambio, que en los hechos sería un retroceso? decían ellos.

    Si, si había alguien, el Pueblo, así con mayúscula.

    Para empezar, esa prosperidad económica que prometieron solo les llego a ellos, a los oligarcas y sus cuates. ¿Y las libertades políticas? Igualmente restringidas, el mismo Estado represor que la gente ya no estaba dispuesta a tolerar.

    Había que, ahora sí, hacer un cambio, había que “democratizar” al régimen. Y que mejor que asegurar un cambio de régimen, donde no cambiara nada: Vicente Fox y el neopanismo.

    Con ese supuesto “cambio”, lograron darle una bocanada de aire al moribundo sistema político mexicano por otros 18 años más, hasta que ya de plano, el sistema pudo dar más de sí.

    Podemos estar de acuerdo o no con Lopez Obrador, pero es innegable que vino a transformar, de una manera nunca vista, la vida política nacional. Desde los inconcebibles aumentos al salario mínimo, tema tabú durante el periodo neoliberal, una militarización que no reprime, sino que colaborara en la construcción de obras para beneficio de la sociedad o los, tan denostados por la oposición, programas sociales, todo esto es un verdadero cambio en el paradigma de gobierno.

    Ahora, estamos a punto de volver a decidir que queremos, continuar por el camino que empezó López Obrador, con ajustes necesarios en lo que no ha funcionado, o cambiar de nuevo …para seguir como antes.

    Por cierto, y para enfatizar la sequoía de ideas de la oposición y de su abanderada, la señora X, uno de sus más importantes principales ejes de campaña es …continuar y mejorar los programas sociales de López Obrador, esos mismos programas a los que con tenacidad se oponen sus compañeros de partido. ¿A quién le creemos?

    Es cuánto.

    Jose Antonio Blanco SQR
    José Antonio Blanco

    Ingeniero Electromecánico. Juarense egresado del ITCJ con estudios de maestría en Ingeniería Administrativa por la misma institución y diplomado en Desarrollo Organizacional por el ITESM. Labora desde 1988 en la industria maquiladora. Militó en el PRD de 1989 al 2001.

    En la actualidad, un ciudadano comprometido con las causas progresistas de nuestro tiempo, sin militancia activa.


    Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

    Publicidad - LB3 -

    HOY EN ADN TV

    00:31:00

    EL PODCAST | Dr. Enrique Romanillo: Propuestas Post Debate (ep.051)

    Acompaña a David Gamboa en una charla con Enrique Romanillo, Candidato a la Alcaldía de Juárez por México Republicano, quien nos comparte propuestas puntuales a preguntas de rubros eje de interés general. ¡Síguenos, dale like y comparte!
    - Publicidad - (MR1)

    Historias Recientes

    Promueve A Diario Network propuestas de candidatos a la Presidencia Municipal de Juárez a través de ADN: El Podcast

    Descubre las propuestas de los candidatos a la Presidencia Municipal de Juárez en "ADN El Podcast" con David Gamboa. ¡Escucha y decide! #JuárezElige #PodcastElectoral #ADNElPodcast

    Presentarán este fin de semana “El aullido del lobo” en el MAHCH

    Si deseas conocer un libro de cuentos cortos para toda la familia, en donde...
    - Publicidad - (MR2)

    LAS PLUMAS DE ADN

    - Publicidad - (MR3)

    Más como esto