CARPE DIEM | ¿Cómo obtengo mi permiso de publicidad de COFEPRIS?

Comienzo por compartir con ustedes, que justo hace unos días me topé por Instagram a una persona que compartía información sobre una “crema milagrosa” donde ella expresó su descontento diciendo que por qué existían personas que creyeran en estos productos todavía.

Me pareció muy interesante ver que a su vez la COFEPRIS ya había boletinado ese producto como de alto riesgo para la salud a quienes lo consumieran, pero esta “crema milagro” ya había cambiado su nombre y seguía vendiéndose con un nombre distinto, pero que contenía exactamente los mismos ingredientes.

¿A dónde quiero llegar?

- Publicidad - HP1

Primero, a que como consumidores debemos investigar cada producto que consumimos, sobre todo si tendrá efectos en nuestra salud, y por otra parte, como proveedores del servicio o del producto ver la importancia que tiene el cumplir con estas formalidades.

El omitir las disposiciones de la Ley General de Salud puede hacer que tu negocio se vea en la necesidad de pagar multas que van desde los $173,000.00 MN (ciento setenta y tres mil pesos, hasta poco menos de los dos millones de pesos, $2,000,000.00 MN) y según lo señalado en el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Publicidad.

¿Quiénes pueden obtener dichas Sanciones?

El particular que se publicita un servicio o un producto y los medios de comunicación que omitan cumplir con la verificación previa de la existencia del permiso del anunciante

¿Qué obtengo al tener este permiso como negocio?

  • Permiso único de publicidad (no tiene vigencia ni vencimiento);
  • Evitar la suspensión de la publicidad;
  • Protección y seguridad jurídica de la publicidad que se realiza;
  • Evitar multas.

¿Cómo obtengo mi permiso?

Para obtener ya sea un permiso o aviso de publicidad, se recomienda realizar un preanálisis de los proyectos de publicidad antes de iniciar con la solicitud del permiso, para evitar posibles rechazos y así evitar juicio de impugnación. Ahora deberás cumplir con lo siguiente:

  • Formato de publicidad, debidamente llenado;
  • Comprobante de pago (que varía según el tipo de publicidad);
  • Proyecto de la publicidad;
  • Documento que dé sustento a las afirmaciones hechas en la publicidad;
  • Número de licencia sanitaria o aviso de funcionamiento, en su caso.

Como lo mencioné en mi último artículo, independientemente de la Constitucionalidad o no comencemos por ser ciudadanos responsables y tomemos consciencia de la falta que existe en nuestra Sociedad sobre el cumplimiento de nuestras leyes, recordemos que estar al día con ellas nos permiten ser Empresarios competentes y estar preparados en todo momento, lo que nos lleva a obtener mejores resultados y ser más competitivos no sólo dentro de nuestro país, sino poder saltar incluso a una competencia comercial internacional.

Estas medidas que ahora aplica la COFEPRIS, son para el consumidor un seguro, pero para las empresas puede llegar a significar un proceso indeseado y desgastante.

Si tienen Ustedes, estimados lectores, tienen algún problema derivado de lo que aquí les platico o desean prevenir un daño directo o colateral a su patrimonio, búsquenos, estamos para servirle.

Andrea Concha
Andrea Concha Contreras
Asociada Ejecutiva en

Asociada en Copas, Sánchez & Ulloa | Egresada del ITESM Campus Chihuahua, abogada y estudiante del Derecho Corporativo, con vista a crear en todo momento una cultura de legalidad en su Sociedad. Duc in Altum.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse