Los números

Los mexicanos podríamos presumirle al mundo que tenemos dos programas cómicos en red nacional sino fueran en el fondo tan dramáticos, la mañanera de Obrador, donde atentos vemos cual será la maldad o estupidez del día y por la tarde mostramos la ignorancia supina de las matemáticas de nuestros políticos.

Bien, después de esta introducción ya se fueron los chairos y podemos platicar a gusto, el periódico Reforma publica un interesante artículo del doctor en matemáticas, Arturo Erdely, articulista invitado, titulado Matemáticas, Estadísticas y Epidemiología, en él hace un detallado análisis de las fallas premeditadas de esto mentirosos, con mucha educación y elegancia que no se merecen.

- Publicidad - HP1

Olvidémonos de alta matemáticas y recurramos a la regla de 3 que aprendimos en primaria y al cálculo más elemental de porcentajes.

Tenemos la tasa de letalidad, que consiste en saber cuántos casos confirmados terminan muriendo y el procedimiento es de primaria, divide el número de muertos por coronavirus entre los casos confirmados y lo multiplica por cien, le pone la etiqueta de letalidad, así de sencillo.

Pero ¿qué han hecho estos mentirosos de mierda?

Bueno pues hasta el 17 de abril así lo calculaba el personal de intendencia de salud y se lo pasaban a su vocero, pero estas tasas resultaban muy altas comparadas con el estándar mundial, le pongo por ejemplo el caso Juárez donde la tasa andaba rondando el 25% cuando la tasa mundial andaba por el 6% y la de USA por el 5%, lo cual ponía en seria evidencia a las autoridades políticas actuales, a quienes solo les importa el poder por el poder, por lo cual decidieron cambiar la fórmula ahora dividen los casos estimados por el método centinela, un método usado para países tercermundistas y la tasa le quedó en 0.98%, ¡Qué bárbaros! ya no somos de primer mundo sino lo que le sigue, divinos, extraterrestres etc.

El 17 de abril había 6875 casos confirmados, aplicando el método Centinela tendríamos 55,951 y en el momento de anunciar la tasa de incidencia habría que dar la cifra de 55,951 para ser consistentes con el método Centinela, pero estos malandros pusieron la tasa de los confirmados, para coincidir con el orate presidencial de “estamos muy bien” “no pasa nada”.

Pero no pararon ahí, el 20 de abril cambiaron el índice de incidencia que calculaban con casos confirmados para calcularlo ahora con casos confirmados activos que son aún menos, lo cual causó la apoteosis de los chairos, ¡Qué maravilla la 4t!.

En un país educado esto sería motivo para encarcelar a estos criminales, pero en México se les aplaude, se les libera y se les saluda de mano, ”pos” es que primero los “probes” y si alguien enarbola tan noble ideal tiene derecho a cometer los crímenes que quiera, más en una sociedad indolente y permisiva.

Usted dirá que hay que mandarlos a primaria pero a donde debemos mandarlos es a la cárcel porque están poniendo en riesgo la vida de millones de mexicanos que en un momento de aberración colectiva votaron por ellos.

WhatsApp Image 2019 10 07 at 11.02.34 AM
Marcos Barraza

Ingeniero de profesión y aficionado a la ciencia y filosofía. Intelectual de nuestro tiempo que compagina conocimiento científico y humanista. Domina las ciencias exactas y armoniza con las ciencias sociales.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.