CARTAPACIO: Marchas, caravanas y plantones

La marcha hondureña se volvió caravana y luego éxodo centroamericano.

El gobierno mexicano, en un gesto de solidaridad y fraternidad latinoamericana, abre los brazos para recibir a los marchantes, pero bajo el rigor de las leyes de migración.

Esto significa, que no pretende detener su marcha, siempre y cuando cumplan con los requisitos de estancia en nuestro país.

- Publicidad - HP1

La marabunta centroamericana no razona. Supone que los mexicanos como primos hermanos, tenemos la obligación no sólo de recibirlos sin documentos, sino proporcionarles los avíos necesarios para llegar a la frontera con los Estados Unidos.

Porque el objetivo central de la horda nicaragüense y ahora de guatemaltecos, salvadoreños, y otras especies centroamericanas, es el de cruzar la frontera con los Estados Unidos y asentarse en ese país para hacer su vida como refugiados.

Cosa que no va a ocurrir, puesto que anticipadamente el presidente Donald Trump advirtió que no tienen cabida en su país. Y no son bienvenidos.

Tan no son bienvenidos, que ante la inminente llegada de los desplazados; los norteamericanos han dispuesto ya una serie de maniobras en los puentes de Ciudad Juárez, con elementos armados para ofrecer una presencia disuasiva a los arribistas.

En otro plano, el pueblo mexicano en amorosa reacción, ayuda a los peregrinos con avituallamiento para soportar su penuria.

Pero esta reacción solidaria unida a la débil respuesta del Gobierno Federal para obligar a que los marchistas cumplan con los requisitos de estancia en nuestro país, alienta a multitudes centroamericanas para lanzar una segunda fuerza peregrina en este intento por mejorar su nivel de vida.

¿Cuántos más buscarán el mismo propósito?

¿Cómo terminará este desgarrador episodio?

Estaremos atentos a los siguientes capítulos de ésta ignominiosa truculencia.

Mientras tanto, se percibe que en días próximos se agudizará el problema en los puentes con los plantones de los que van llegando de Centroamérica.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse