En épocas precovidianas, los operadores políticos eran aquellas personas a quienes se les concedía un gracioso nombramiento. Se les llamaba líderes de la colonia.

En los estamentos del poder podrían haber acuerdos o desacuerdos. Imposiciones, desbandadas o lo que tú quieras.

Pero a la hora de los votos, en el campo territorial sólo los chicharrones de los operadores tronaban.

- Publicidad - HP1

¿Por qué?

Porque eran los que estaban cara a cara con el elector. Los que acercaban el «recurso». Los del acarreo.

Un linaje de políticos de medio pelo que nunca fueron tomados en cuenta por ‘El Partido’ para ningún cargo público; eran parte de LA PERRADA.

Un parangón con la fiesta brava es el gordo del caballo que llaman el picador, o el banderillero, que son parte de la parafernalia del toreo, pero nunca serán matadores.

Sin embargo su trabajo es esencial para una faena por todo lo alto.

Hoy ya no es así, el operador político está en evolución. Ahora le llaman coordinador de zona. y cada candidato debe de tener cuántos coordinadores estime convenientes.

Pero el elector no cree más en ellos.

Primero, porque de tres cobijas que les mandaban, el operador se quedaba con dos y luego se las vendía a precio de remate.

El operador cobraba una cantidad por persona para el acarreo a mítines y reuniones de acercamiento al candidato y se clavaba la lana. Hasta que la perrada se resistió a participar y hoy no juntan ni 20 personas por evento, cuando antes sumaban por cientos los aplaudidores en las colonias.

Hoy priva la venta de «la estructura».

El candidato a cualquier distrito requiere cuando menos 1 representante por casilla. Que cobrará mil pesos por el día D, más viáticos.

El operador de hoy, se compromete a cubrir estos espacios electorales para defender el voto el día de la elección, y evitar que le roben al candidato que los contrató. Solo eso.

Un servicio extra como el convencimiento a parientes, amigos o simpatizantes para hacer ganar su casilla, fluctúa entre los tres mil y cinco mil pesos, dependiendo el número de votantes por sección.

¡Llévelo, llévelo!

En estas elecciones el proceso electoral se adelantó. El trabajo de acercamiento personal en la colonia ya concluyó en una primera vuelta cuando menos.

Hablo de aspirantes a las alcaldías o Gobernador.

Si un aspirante a estos cargos públicos está pensando en encontrarse con el elector bajo los esquemas precovidianos, es ingenuo. Ya le llevan gran ventaja.

A menos que tenga una habilidad suprema para colocar su imagen pública en 8 semanas. Y un buen equipo para el manejo de redes sociales.

Pero más que nada, el uso del Politing como herramienta para el posicionamiento de su imagen, discurso e intención política.

Los aspirantes a diputaciones locales y federales, apenas están en tiempo.

Veamos cómo juegan en estas campañas covidianas.

Porque en estas elecciones hay jugadores extras que pueden ser complementarios.

Partidos en proceso de aceptación por el INE.

Redes Sociales Progresistas (PRSP), de Fernando González, quien es yerno de la maestra Elba Esther Gordillo; Fuerza Social por México (FSM), del dirigente sindical Pedro Haces; Grupo Social Promotor de México (GSPM), antes Nueva Alianza.

Encuentro Solidario, antes PES. Que como todos sabemos, perdió su registro nacional.

Y México Libre (PML), de Felipe Calderón y Margarita Zavala, quienes por cierto están en problemas ante el INE, porque se les descubrieron varias anomalías, entre ellas, la posibilidad de haber recibido dinero sucio para sus asambleas.

Se acaba el mes de agosto y con él, se va el último tren.

En otro orden de ideas, esta semana con motivo del regreso a clases, los aspirantes a gobernador de Chihuahua, se engancharon con el tema educativo.

Bueno, al menos tres de ellos.

Juan Carlos Loera, entregando becas por la entidad.

Funge como el emisario del gobierno federal para cumplir con el mandato del presidente en su idea de… ¡Primero los pobres!

Cargo que le queda «como anillo al dedo» (diría el clásico) para visibilizarse en la entidad sin problemas con el IEE.

El Caballo Lozoya, con la entrega de 3500 tabletas para los niños de escasos recursos que no tienen manera de entrar a sus clases virtuales.

Ya había comentado, que el popular Caballo, mantiene una dinámica popular muy atractiva. Tal vez lo único que le falte es nadar a mar abierto por las aguas profundas del llamado estado grande de México.

Y Maru Campos con la aportación de 5.9 mdp en alianza con la sociedad civil organizada en pro de la educación.

Un convenio de colaboración con Fundación Chihuahua, Promesa Educativa para México y Centro Vida Chihuahua, A.C. para programas educativos.

Lo que beneficiará supuestamente a 420 niñas y niños con una beca educativa.

Los otros aspirantes, armando sus proyectos y buscando patrocinios.

Y los más despistados, en Babaria. No Bavaria. Babaria.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.