A punto de retornar a las clases presenciales, hay una incertidumbre que nos agobia.

¿Qué tanto riesgo tienen nuestros niños al regresar a la escuela?
Recordemos que al inicio de este trastorno viral, la población vulnerable éramos los mayores de 60 años. El Covid arrasó con los viejitos que andaban ya en malas condiciones de salud. Los hipertensos, los diabéticos, los fumadores y los que traían problemas pulmonares.
Luego de 18 meses de reclusión, los niños, han sido los más afectados, pues en nuestro excesivo afán por protegerlos, en su encierro, se han ido consumiendo física y mentalmente.
Mueren por regresar a la escuela, abrazar a sus amigos, brincotear, gritar desaforados. Todo. Menos estudiar.
Los papás igual. Quieren deshacerse unas horas de los tiranos del hogar.
Tomar un respiro y seguir… ¿vivos?
Le pregunté su opinión al neumólogo José Alva, una eminencia en su área, y me dijo:
«Para fin del mes de agosto Ciudad Juárez tendrá más de 900 mil vacunados con 2 dosis.
Quedan por vacunar solo los menores de 18 años que son como 450 mil y que esperemos el gobierno se compadezca para que así sea; pero es muy probable que una buena proporción de ellos tenga doble nacionalidad y se haya vacunado ya en ELP.
Eso quiere decir que a partir del quince de septiembre los casos de infectados en la población general van disminuir, pero en los menores de 12 años van a aumentar, porque ellos no están vacunados.
Los hospitalizados serán menos, estarán en tres grupos, menores no vacunados, inmunosuprimidos y viejitos sin defensas.
El gobierno desde el inicio hizo la apuesta de que se muera el que se tenga que morir, y deja que vayan a escuelas sin ventilación, sin agua y con hacinamiento.
Se van a morir los niños con problemas graves de salud y uno que otro que tiene mala suerte.
Pero aún así, los muertos serán ya escasos.
En otros lugares de México, con pocos vacunados y casos al alza, yo creo que es mucho el riesgo para los niños.
Aquí, en Juárez, parece buen momento para regresar a clase, la campaña de vacunación fue en éxito.»
Y finalizó… «cambia el panorama, antes los viejitos, y ahora, como no están vacunados, les toca a los niños».
Información de infobae, el digital argentino con presencia multinacional, anota:
«Hospital Infantil de México al 100% de su capacidad en atención COVID-19
La pandemia COVID-19  enfrenta uno de sus peores momentos dentro de la tercera ola de la pandemia en México, por lo que varios hospitales han elevado su ocupación en áreas de atención a enfermedades respiratorias, aunque son menores los que han revelado una ocupación del 100 por ciento.»
Por otro lado, con información  de Excélsior, supimos que en Estados Unidos: «Unos 440 alumnos están en cuarentena por Covid19 en el distrito escolar de Palm Beach, apenas dos días después del inicio de clases.»
Eso nos da un punto de reflexión.
¿Quienes son los más expuestos?
No morirán los alumnos de los colegios privados.
Estos, para regresar a su rutina regular, traen  cubrebocas y lentes de seguridad ya que la única manera de que el virus los contagie, es por ojos, nariz y boca.
Tienen protocolos de higiene muy ensayados, agua suficiente para lavarse las manos constantemente, el gel.
Además, estos niños, están bien alimentados, reposan bien en sus casas con refrigeración, y tienen patios grandes donde retozan con sus mascotas.
Los que me preocupan, son los que regresan a las escuelas derruidas. Sin agua, sin aire acondicionado, con los baños descompuestos.
Niños mal dormidos, mal comidos, con un hambre ancestral que perfora sus estómagos, la mayoría desnutridos.
Muchos sucumbirán. No hay alternativa.
En los reportes, dirán que la variante DELTA se los llevó.
Serán las nuevas víctimas del COVID.
Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

- Publicidad - HP1

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.