El proceso de entrega recepción está por concluir.

Ya se empiezan a acomodar las piezas importantes en el gobierno de Maru Campos.

Los machuchones que están firmachos en primer nivel son: César Jáuregui como secretario de gobierno. Estratega y brazo derecho de la gobernadora electa.

- Publicidad - HP1

Ernesto Cordero, ex senador, ex secretario de Hacienda con Felipe Calderón y ex secretario de Desarrollo Social federal, es quizás la pieza más prominente, de quien se asirá para el proyecto del 30.

Seguramente Cordero se hará cargo de la hacienda pública del gobierno de Chihuahua.

Sergio Nevárez, a la Secretaría de innovación. Fue el pivote en Juárez en la campaña.

Javier González Mocken, en Educación. Incuestionable.

Alejandro Díaz, Secretaría de Salud. El premio por la decisión de cambio de vías en  último momento.

Algunos puestos de primer nivel que se entregarán a priyistas, por su poca o regular aportación de votos como partidos coaligados con la ganadora, están por resolverse.

Quizás sean solo dos o tres de primer nivel solamente, y dos que tres de segundo y tercero.

Sin duda, Lilia Merodio y Chela Ortiz, van mano.

Mientras tanto en la aldea:

Hay cargos de relevancia en la frontera, que tienen ya etiqueta. Pero la criba está  un poco lenta. Veamos.

Representación de gobierno en la frontera.

Fideicomiso de los puentes.

Junta de aguas.

Recaudación de Rentas, y otras en menor escala, como Gobernación.

Los tiradores esperan la bendición de Maru, pero identificamos en primer plano a:

Raúl García Ruiz
Rogelio Loya
Lalo Fernández
Víctor Estala
Mayra González
Flor Cuevas
Sergio Acosta
Oscar Ibañez
Xóchitl Contreras
Gabriel García Cantú
Bayo Valenzuela
Ricardo Vega
Alba Cardona
Normando Sagarnaga
Lucía Murguía
Karla Gutiérrez

Son los nombres que se escuchan. ¿Dónde se colocarán?

Sea donde sea, los chihuahuenses queremos un gobierno de oportunidades. Que proporcione coyuntura para la generación de riqueza.

Un gobierno facilitador.

Tendremos dos rieles en esta nueva vía en el ejercicio del poder.

Visualizo un «gobierno alterno», con la participación de la instancia federal.

Endenantes, los gobernadores colocaban sus piezas en las famosas delegaciones federales.

Canonjías desde donde sustraían enormes cantidades de dinero para sus campañas o para su enriquecimiento personal. Se valía.

Con el rollo de la 4T, será diferente. Ahora los recursos servirán para promover al nuevo régimen.

No sé si en el mismo grado de corrupción de antes, pues la tentación de meterle mano al cajón es mucha.

Pero al menos hay mecanismos de denuncia que brindan un poco más de transparencia que antes.

En este ejercicio, se vislumbra la figura de Juan Carlos Loera, como posible conductor de este monoriel  de gobierno alterno.

Hay que ver como arranca septiembre.

¡qué nervios!

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.