CARTAPACIO | Fases, Etapas, Tramos

La gran mayoría de los actores políticos de hoy, no son del todo profesionales.

Sólo algunos, los que van juntando activos por el camino.

Comienzan «haciendo roncha» con declaraciones para llamar la atención.

- Publicidad - HP1

Generalmente son señalamientos a las deficiencias de los gobernantes en turno; a los rezagos urbanos; a los excesos de las fuerzas del orden; a los actos de corrupción de los funcionarios, que luego, si llegan al poder, también los cometerán.

Se arropan bajo el calor momentáneo de un partido político, (ya nadie trae convicciones en las alforjas, puras conveniencias).

Y saltan a la arena, casi en cueros. Como los gladiadores en el coliseo romano. (Unas sandalias, un taparrabos y una espada), ofreciendo lo que nunca cumplirán.

Está de moda ofrecer el encarcelamiento de su antecesor por corrupto y desgraciado. El elector cree que puede hacerlo y le entrega su voto.

Si ganan, lucirán vistosas túnicas y buscarán otras «luchas» que protagonizar.

Luego, mientras ejercen el poder que se ganaron en la arena electoral, como los magos, sacan de la manga… o de la chistera, un par de trucos mediáticos que restriegan en el rostro de sus ingenuos votantes.

Y mutan al Reino del ilusionismo político.

Para ejercer el poder, necesitan gente de confianza y nunca traen el equipo completo.

Lo van armando por el camino.

Con los años van atando proyectos alternos, van descubriendo huecos por donde entrar y crecer. Orificios no descubiertos, o momentáneamente vacíos, dónde aovar sus larvas.

En tratándose de alcaldes, gobernadores y presidente de la República, hay demasiados espacios por rellenar.

No porque estén vacíos, sino porque se requiere cambiar de cuadros, a fin de tener una estructura funcional, acorde a las instrucciones del nuevo jefe del ejecutivo.

Advierto al menos tres fases en el periodo de su gobierno.

El arranque.
Nombran funcionarios que cubren el puesto como pago a compromisos adquiridos en campaña, compadres, y amigos .

A la vuelta de un año, o dos. Truenan los primeros ejotes.

Pagados los compromisos, retiran a los «inexcusables» y a los respondones. A los que se sienten muy creciditos, y los corruptos más evidentes.

Consolidación temporal.

Luego viene una etapa de aparente tonificación, o vigorización.

Una leve oxigenación de gabinete, en la que se pretende compactar el equipo.

Pero en realidad se divide entre los que son leales a un proyecto, y los que suponen que pueden volar con sus propias alitas.

Cierre de la gestión y nuevas alianzas.

En este tramo, ya hay carnita para nuevos vuelos. Ya hay equipo para otras lides, y se descubren nuevas técnicas para el alpinismo político.

Antes de terminar su gestión procuran colocar piezas suyas en gobiernos de otras latitudes, novedad que los hace más poderosos todavía al salir de su mandato.

Colocar piezas en los gobiernos como alarde de fuerza y poder, es parte del alpinismo político, pues confiados en la ciencia de la prospectiva, afirman que en su siguiente proyecto no tendrán oposición al frente, y su equipo será más amplio y poderoso.

Chulada de escenarios.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse