CARTAPACIO | ¿Dónde quedó la bolita?

Usted recordará el escándalo en la Dirección General de los COBACH, por el excesivo cobro de uniformes, donde hicieron tronar como ejote a Marco Licón.

Según se especuló, el negocio les habría dejado millonarias ganancias tanto a los funcionarios de la Secretaría de Educación y Deportes, como a los directores de los COBACH.

- Publicidad - HP1

Pero se les pasó de tueste el proyecto, y los padres de familia verdaderamente encabronados por el abuso, hicieron reventar el suculento negocio, evidenciando la tropelía que tocó las más altas esferas de la Secretaría.

Finalmente, la cuerda se rompió por lo más delgado y obligaron a renunciar a Licón.

Eso ya es historia.

Pero lo de hoy, es que no les han reembolsado los 2 mil 315 pesos del paquete de 5 piezas obligatorias. Las escuelas «se deslindan».

– Nosotros no contratamos. Solo fuimos enlace. Busquen al ex Director, Limón. O arreglen con el secretario González Mocken.

Y se enjuagan las manos con esa justificación.

Hay una serie de historias negras entre los pasillos escolares.

Desde los escándalos por acoso de maestros contra las alumnas; violaciones sexuales; y lo más reciente… «el crimen organizado dentro de las escuelas».

Nomamespancho.

Los otros negocios de los directores, ya son pecata minuta.

Contimenos los micro-negocitos como las concesiones para venta de chocolates, burritos, sodas, aguas, dentro del plantel.

O las concesiones del ambulantaje afuera de los planteles.

Y sobre el tema de las concesiones de cafeterías, parece que el tema es más profundo y apestoso por otro lado.

Dicen… dicen…, que hay muchas más concesiones a nombre del esposo de Tere Ortuño, que las que le atribuyen a un hermano de mi tocayo.

Pero que no le quieren rascar por ahí, ya que el objetivo es joder a supermocken.

Dicen… dicen…

Raul Ruiz
Raúl Ruiz

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse