CARTAPACIO | Disgregados

El tema del desarrollo económico en tiempos poscovidianos no es fácil de hilvanar.

De entrada, necesitamos examinar un poco el sector empresarial de la aldea.

- Publicidad - HP1

Se observa esta fracción de la sociedad, como una colectividad toda la vida disgregada, distanciada desorganizada. Cada quien jala pa su rancho.

Quejándose siempre de que «los chihuahuitas» tienen todo muy acomodadito en la capital, y acá abandonados; pero saludándose a diario con una falsa sonrisa, como si tuvieran un asunto pendiente nunca resuelto.

La fábula de la cubeta con cangrejos mexicanos que se meten zancadilla entre todos, se mira en todo su esplendor.

Pongo un ejemplo rápido. Llevo décadas escuchando un clamor… «pobres de nosotros, la maquila sólo nos permite un 2% de proveeduría, los juarenses tenemos todo para lograr cuando menos el 10%, ¿qué podemos hacer?»

Y ahora que CANACINTRA ha propuesto una iniciativa de ley sobre proveeduría, no veo que se una el sector empresarial para impulsarla.

Se hacen los desentendidos.

Para poder quejarse otra vez…«aaay, por Dios, alguien que nos ayude a aumentar nuestro desarrollo económico».

Luego inventan marometas como FECHAC o FICOSEC, para practicar el arte de la prestidigitación, y desaparecer los millones ante los ojos de todos.

Los reportajes de Norte Digital han sido precisos, concisos, documentados. ¡incuestionables!

Hay que hacer una limpia de granujas de cuello blanco, ahí.

Veamos la otra cara de la moneda.

Décadas escuchando a los políticos decir: «Se requiere un modelo económico equilibrado y consensuado, que aproveche las vocaciones ya desarrolladas.» Bla, bla bla.

Como lo acaba de declarar este fin de semana, el senador de Morena, Rafael Espino de la Peña, frente al Canciller, Marcelo Ebrard Casaubón.

Y añadió que: «Las ciudades de la frontera norte del país requieren que se implemente una política nacional de desarrollo industrial para identificar las áreas de alto potencial».

O sea, que finalmente descubrió el hilo negro.

En el Consejo Coordinador Empresarial de la frontera, hay un gran desperdicio de liderazgo.

Como cada uno quiere ser el que domine, se pierde inteligencia y experiencia.

Viene al caso, porque al voltear un poco hacia la comunidad empresarial, solo vemos rivalidad, desamor, malquerencia.

Este rasgo tan notorio, no pasa inadvertido para los conductores políticos de la entidad, y tengo la ligera sospecha que el subsecretario de gobierno de Chihuahua, zona norte, Oscar Ibañez, quiso poner en juego de observación a la comunidad empresarial juarense, para generar una dinámica de interacción entre ellos, LOS DISGREGADOS, usando la Teoría del Conflicto para sacar raja a favor del trabajo de la gobernadora en materia de desarrollo económico, para la frontera.

Me explicaré un poco.

Ralf Dahrendorf, sociólogo británico de origen alemán, autor de la Teoría del Conflicto, pretende explicar cómo funcionan los grupos, cómo se constituyen e interaccionan.

No quisiera hacer muy densa la lectura, pero tengo que decir que para comprender mejor la Teoría del Conflicto, es menester echarse un clavado entre las natas del funcionalismo estructural.

¿Qué es, con qué se come?

El funcionalismo supone que los elementos de una determinada estructura social son interdependientes, es decir, que trabajan en conjunto para promover una estabilidad y para satisfacer las necesidades de cada parte.

Según Dahrendorf, el funcionalismo es beneficioso al tratar de comprender el consenso, mientras que la teoría del conflicto se utiliza para comprender el conflicto y la coacción.

Ufff, ya salimos del berenjenal teórico. Regresemos al acento político.

Sólo como punto de referencia, les recuerdo que la semana pasada, un pequeño grupo del gobierno de Chihuahua encabezado por Maru Campos, hizo un viaje al Reino Unido y a Francia.

Y en sendas mesas de negociaciones con inversionistas europeos, consiguió traer varios cientos de millones de euros para invertir en la entidad.

Pues según yo, a convocatoria de Óscar Ibáñez se arma una mesa con los líderes empresariales de la aldea trayendo como atracción a la Secretaría de Innovación, María Angélica Granados, con el pretexto de llenarlos de información sobre la misión comercial al viejo mundo, y socarronamente se dio a la observación, para crear luego, una posible plataforma empresarial interdependiente.

Su participación fue muy prudente, cautelosa; su personalidad es así.

Ahí estaban, Héctor Núñez, Héctor Gutiérrez, Rogelio Ramos, Nora Yu, José Mario Sánchez Soledad, Lalo Ramos, y otros más.

Había que acallar un poco las voces chismolientas que tras las paredes desdoblaban críticas contra la gobernadora.

Seguramente tiene detectados a los Maruístas, y a los aduladores de Alejandra de la Vega, para luego a ambos grupos provocarlos, a trabajan en conjunto por Juárez en particular, y por la entidad.

Nomamespancho.

¿Y que fuera funcionando?

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.