Pocas cosas en la vida escapan ya de las certificaciones, las autentificaciones. Las legitimaciones.

No podemos ostentarnos como profesionales sin la calificación de una institución que avale nuestro conocimiento y nuestra práctica.

Se les llama universidades.

- Publicidad - HP1

En el deporte.
Los coaches de crossfit, por ejemplo, antes de lograr su certificación, deben llevar cursos de formación y preparación que se encuentra en sus programas de actividades dirigidos a los interesados en iniciar esta carrera deportiva.

Y como éstos, también los centros de convenciones, requieren una acreditación mínima para garantizar a los expositores de primer mundo, que tienen los elementales servicios para recibir sus productos, montarlos.

En tratándose de arte, se le llama museografía.

Destacar los productos con iluminación adecuada.

Convocar a los posibles clientes. (De todo el mundo, por supuesto)

Desplegar una capacidad de logística de rango mundial.

Desde la recepción de los invitados en aeropuertos, traslados por tierra, seguridad, instalación en hoteles, alimentos y refrigerios en locación.

Estacionamientos amplios para visitantes de la región.

Un centro de convenciones de este nivel, requiere un centro de comunicaciones con Internet de capacidades perrísimas.

Personal especializado en materias como comercio exterior, aduanas, networking, etc.

Políglotas, por supuesto.

Hay muchas cosas más que me llevaría un buen rato enumerar. Y gastar espacio de lectura.

Mi intención es solamente preguntar ¿de qué tamaño es nuestra intención por construir un centro de convenciones en Ciudad Juárez? Y ¿Qué avance tenemos?

Porque no es nomás hacer un bonito diseño arquitectónico mientras los interiores no guarden las dimensiones apropiadas para recibir piezas de grandes tamaños, anchuras, grosores.

Simplemente la decisión de hacer las puertas para los montajes. ¿Se deslizan como los hangares? ¿se despliegan hacia arriba? ¿Se desmontan? ¿Habría un espacio para embarcar y desembarcar trailers?

¿Se piensa en salones para conferencias? ¿Oficinas para negociaciones? ¿Restaurantes? ¿Tiendas para souvenirs? ¿Salas de proyección? Ufff. Nomas de pensarlo se me cansó el coco.

¿Quiere usted imaginar un poco más? Le comparto un link. Y comparemos nuestra circunstancia.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.