La Cuarta Transformación marcha a paso lento, pero marcha.

Pese a la estulticia y pereza de los mexicanos que la quieren peladita y en la boca.

Pese a los falsos liderazgos que fingen estar a favor de los que menos tienen y se filtran en el gobierno federal y medran igual o peor que los funcionarios anteriores.

- Publicidad - HP1

Ayer desperté con la noticia que la Ciudad de México tuvo cuando menos siete manifestaciones diferentes, y caravanas que se concentraron luego en el zócalo.

Sus peticiones eran fáciles de resolver. Sólo querían atención personalizada del presidente Andrés Manuel, y su palabra, para regresar tranquilos.

Sin embargo, los adversarios, los FRENATOS, lo vieron desde otra óptica.

Las manifestaciones, las consideran suyas por así decirlo.

Toda expresión de inconformidad que sea manifestada públicamente la anotan como un logro suyo contra el gobierno de México.

El equipo de FRENA, hace sus números alegres, sus cálculos en la ensoñación, y asegura estar a una nadita de desmoronar al nuevo régimen que se acaba de instaurar, cosa de un par de años.

Analizan las encuestas recientes y las consideran amañadas, que no son reflejo de la realidad, sino que muestran una popularidad inexistente y califican a AMLO como el Dictador Chavista.

Dentro de sus supuestos activos, cuentan desde ahora, los posibles triunfos electorales de la coalición PRI/PAN/PRD, para junio 6.

Hacen un arqueo, (término contable) y determinan estar a punto de revertir la obra negra de la 4T.

Suponen que tienen consigo millones de ciudadanos y cientos de organizaciones de la sociedad civil, dispuestos a votar en contra de los morenos y además eliminar el abstencionismo que según ellos, fue lo que determinó el triunfo de Morena.

Y anuncian que activarán una red ciudadana a través de una App, llamada Vanglar, desde donde promoverán y defenderán el voto contra Morena.

«Con esta red, nunca más dejaremos solos a nuestros diputados, porque permaneceremos vigilando su desempeño como legisladores.» Dijeron en un comunicado.

Todo, desde la comodidad del home office. Nada de contacto social.

Los chihuahuenses andamos con la mente turbia, más turbados que de costumbre; las aberrantes coaliciones que hoy nos presentan para escoger el 6 de junio, no alcanzan a convencernos.

Y los protagonistas, sin visión popular, sólo buscando su propio beneficio. Sin proyecto politico-social. Sólo su ambición de poder.

Que caray.

Vemos un par de panistas saltarines, Carlos Borruel a Morena y Miguel Riggs a Movimiento Ciudadano, que suponen el cambio de camiseta les podrá dar el triunfo electoral. Ambos buscan el mismo cargo, la presidencia municipal de Chihuahua, capital.

¿Cómo conquistar la voluntad de sus seguidores cuando cambian de ideología como si fueran sus calzones?

En San Luis Potosí, una doctora, filtrada desde un gobierno priísta incubó en las filas de Morena, como aspirante a la primera magistratura estatal y ganó. Ante la parsimonia de los Morenos que la aceptan sin chistar, salvo el valiente rechazo de una solitaria disidente.

Aquí, en Juárez, la inaudita aceptación de Armando Cabada como candidato plurinominal a diputado, anotado en primer lugar para conseguirle fuero a como dé lugar.

Y luego, la insólita incrustación de Gabriel Flores, como candidato a la alcaldía, impuesto por el mismísimo Cabada, y con el beneplácito del dirigente nacional, Mario Delgado. ¡Nomamespancho! ¿Dónde está la militancia aguerrida?

Será que no hacen olas para caer en blandito ¿y apoyar la asombrosa jugada de Cruz Pérez Cuéllar?

Pronto sabremos por dónde corre el animal.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.