La imagen de los candidatos a la Presidencia de la República en nuestro país, se conforma de las contribuciones históricas que se resguardan en la mente de los ciudadanos. La tecnología en este caso, asume una gran importancia porque las imágenes y el sonido quedan plasmadas en cámaras, fotos, en redes sociales, redes de comunicación, y en el satélite que archiva los documentos en el espacio sideral.

Así nos podremos dar cuenta del México que hemos construido los mexicanos; permitiendo que la corrupción nos arrebate el sagrado derecho de vivir con dignidad. En los archivos nacionales y en expedientes secretos, existen las evidencias de las traiciones por la ambición del poder. En las aportaciones de historiadores, de cronistas, periodistas y escritores, encontraremos infinidad de material para destacar que el mayor daño de la nación ha sido la impunidad política.

Es muy fácil encontrar en los candidatos su lado débil. Pues todo lo que es secreto a voces deja de serlo y se publican sus antecedentes patrimoniales y escándalos políticos. Tal es el caso del panista Ricardo Anaya, quien haciendo a un lado los valores de su partido político y ambición desmedida de poder, se unió al Partido de la Revolución Democrática (PRD), que es completamente contrario a los ideales del Partido Acción Nacional (PAN) y que junto con Movimiento Ciudadano han elegido para seguir gozando del privilegio del poder.

- Publicidad - HP1

Ricardo Anaya está muy lejos de sentir lo que no puede ni siquiera aparentar. Se le nota lo forzado de caminar junto con los del partido del sol, que públicamente apoyan el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, y las adopciones por parejas homoparentales. Es difícil confiar en alguien que no se sostiene en sus valores y principios. Se supone que el PAN sigue siendo un organismo extremadamente conservador y ligado a grupos religiosos. Por lo que en todo caso sería traición hacer lo contrario de lo que los militantes panistas esperan de su líder nacional.

Por otra parte, el enriquecimiento ilícito sigue siendo el tema del día, por lo que el joven Anaya al parecer tiene antecedentes de lavado de dinero. También se rumoraba entre altos mandos del blanquiazul, que el joven políglota es un criminal de cuello blanco. Desde luego que mi afirmación se basa en comentarios que como analista en medios, he escuchado de la propia voz de quienes lo conocen, y que forman parte del PAN. En cierta manera se confirma que en la política no existen los amigos.

Pero dime con quién andas y te diré quién eres, como reza el refrán; pues resulta que el abogado que defiende al candidato Ricardo Anaya es nada más ni menos, que el prepotente, soberbio y traficante de influencias Diego Fernández de Cevallos. Como abogado a lo largo de su carrera profesional, se ha enriquecido defendiendo a lavadores de dinero o narcotraficantes o personajes de la política envueltos en corrupción.

Nada admirable del abogado Cevallos, ni tampoco brillante en su profesión. Cuando fue Senador privilegió a Televisa, a TV Azteca y otros medios de comunicación, que generosamente le agradecen su apoyo. También como político se benefició con contratos multimillonarios de PEMEX durante el periodo de Vicente Fox. Curiosamente el PRD demandó que se ejerciera juicio político en su contra.

El Gobernador Javier Corral sabe muy bien quien es Ricardo Anaya y Diego Fernández de Cevallos. La diferencia entre ellos se llama democracia. La política la lleva en la sangre Javier Corral. Nació entre el pueblo y creció estudiando y preparándose para la política nacional. Dispuesto al debate interno, abierto y libre como el mismo se define. Se encuentra grabado, cuando Corral sostuvo que Ricardo Anaya representa la continuidad de los modos que han hundido a su partido. Que tiene un historial que lo acredita como un escudero del PRI.

De Anaya recordamos cuando afirmó que Javier Corral es como Andrés Manuel López Obrador, por denunciar actos de corrupción de su partido y por los cuestionamientos públicos que le hizo a Felipe Calderón. También recordamos que en algún momento, el gobernador dijo que prefiere que López Obrador gane, en lugar de Meade del PRI. Hace más de dos años, que en un artículo publicado en el periódico Reforma del profesor Genaro Lozano de la Universidad Iberoamericana, afirmó que Anaya puede ser visto como “el hijo” de Calderón, porque como Presidente del Comité Nacional del PAN, abriría las puertas a la candidatura de Margarita Zavala. Sin embargo pudo más la ambición del hijo ingrato.

Molinar Apodaca
Héctor Molinar Apodaca
Abogado | [email protected] | + posts

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.