Enamorarse es como intentar vencer a rougal con un peso, prácticamente imposible (chiste Gamer). Varios puntos de vista ven al enamoramiento como algo divino, excitante, una filosofía de vida e incluso como una patología. Desde mi perspectiva…bueno ya la conocen pero aun a pesar de que fisiológicamente la atracción física es un déficit químico en el cerebro me expresaré con todo mi encéfalo (el corazón no transmite emociones los han engañado). Cierto, Los chocolates son lo más seductor que hay… pero qué tal si es diabética.

  • Todos los días tienen un minuto en que cierro los ojos y disfruto echándote de menos” (Joaquín Sabina).
  • Aquello que necesito ya lo he encontrado, pero aun… te sigo extrañando.” (Mario Benedetti).
  • “El cerebro funciona desde que naces hasta que te enamoras”. (Hahahahaha)

¿Qué es enamorarse?

Antes Violines y serenata. Hoy Romeo Santos. Antes “Sabor a mi” y “bésame mucho”. Hoy… cualquiera de bachata.

- Publicidad - HP1

Recuerdo en mi juventud cuando el 14 de febrero era toda una aplicación del arte de la guerra. Tácticas de acechar al enemigo (ósea la que te gustaba), esos estratagemas para conquistar terrenos inhóspitos y salir victorioso (tirarle la onda a la bonita sin que el capitán del equipo de futbol te vea).

Hoy día, el 14 de febrero, a parte del remate de flores en los cruceros, es una fecha épica donde mostramos nuestros medios disfrazados de seducción que te hace sudar adrenalina utilizando peluches, cartas, canciones en YouTube o cualquier medio que el “sistema capitalista corrompido que nos mantiene en austeridad” como dicen los “chairos” y los “codos” te permita.

El romanticismo reluce este día; pero quienes muy dentro de nuestro oscuro ser hay romanticismo, cada día lo manifestamos de alguna manera (si no has sentido afecto por mi…saca tus conclusiones) y el 14 de febrero es un día mas, claro, también apoyamos al consumismo pero hay cierta elegancia, ciertos detalles muy propios de un ente romántico; aunque para ser honestos, todos tenemos esa cursilería entre las venas (incluso a los que su madre les dice que tiene atole en las venas también pueden ser románticos, espesos, pero románticos).

¿Cómo enamorarse? Si lo supiera ya sería papá conejo, pero lo que si se es que el enamorarse no es depender de la otra persona para encontrar tus metas, ni usar a la otra persona para llenar vacíos que tu mismos generas. La dependencia en alguien más no da libertad y vuelve neurótica la relación pues en lugar de dar y recibir se tratara de una relación de quitar y poner. La juventud actual (los de 20 hacia abajo para no generalizar), pareciera que suponen que enamorarse es darlo todo por el primer “Kevin” que ven y por darlo todo tenemos una sobrepoblación de bebés en el mes de Noviembre.

El amor está sobrevalorado con un contexto sexual, ya no veo tanto un romanticismo trabajado donde el cortejo se ve presente y esto puede deberse a varias razones: Quizás ya no hay interés en el ser humano sino más bien el interés está en lucirse ante los demás, o quizás, ya no podemos ser “caballerosos” porque nos tachan de misóginos (por aquello de minimizar a la mujer al abrirles la puerta) o darle atenciones e insinuaciones ya que si eres feo serás acosador y si eres guapo…también será acoso pero no te lo dirá. ¡Así es! El romanticismo y el amor se está deformando por ideas absurdas o por darle preferencia a la cantidad de relaciones sexuales antes que la cantidad de tiempo vivido con una persona, vamos ¡que oso! tener solo dos novios en toda la prepa cuando las demás” amiguis” conocen las caries de la mayoría…

El amor es una emoción pura que se alimenta a sí misma y es capaz de modificar estados de ánimo, el estado de salud e incluso modificar estilos de vida y la percepción del entorno (ósea igual que una enfermedad autoinmune pero hoy, pienso positivo).

En mi opinión personal, el “enamorarse” implica involucrarse con alguien a tal punto donde podamos tomar decisiones fuera de nuestros patrones de conducta normales. Por ejemplo, decir que por esa persona morirías o matarías por ella, cuando todos saben que no matas ni el tiempo, o que eres Engendro demoniaco líder de varias legiones infernales pero te grabas una canción de Camila para cuando la veas. Admítelo, por muy malo que seas una mujer te baja la maldad, te baja el coeficiente intelectual e incluso es capaz de modificar tu percepción del espejo y cambiarte el look para que te veas más “decente” y así mismo te relacionaras en entornos completamente ajenos a ti (por ejemplo convivir con hípsters que prefieren una lechuga de hidroponía porque es más verde que la natural).

Un “te quiero conmigo”, un “me gustas” son palabras simples que expresan demasiado, o algo más trabajado como: “Desde que te vi…” etc, etc. han marcado la diferencia entre un beso o morir virgen; Así mismo (para no hacer de menos a los suicidas) también está el desamor donde por quedarte callado, vez a la mujer de tu vida alejarse, ver como esta con la persona equivocada (así bien rosa de Guadalupe) y en ese momento es donde tu cerebro reacciona y te hace imaginar que le dices: “Opaco tu sexo a causa de infieles profetas que profanaron tu cuerpo antes que rendirle culto” (después te comes dos litros de nieves y toda la bolsa de cheetos, llorando viendo videos musicales de sin bandera (Feliz 14 de febrero).

Actualmente pesamos que el amor está muy lejos de nosotros, porque “la vida es injusta”, porque “tengo mucho trabajo”, porque soy feo (a), porque “no tengo tiempo”, “yo si estoy enamorada pero de la vida” y cosas por el estilo que nos nubla y nos mantiene quietos, paralizados. Recuerda, el miedo paraliza y si alguna vez tuviste una decepción amorosa, es igual que trepar paredes, te caerás varias veces pero se siente de maravilla una vez que alcanzaste a robarte los duraznos del árbol de la vecina.

Los eruditos en el desarrollo personal afirman que “La constancia siempre vencerá a la inteligencia y a la suerte”, enamorarse no es cuestión de suerte (ni atractivo físico), es cuestión de persistencia y claro, de autoconocimiento, porque para enamorarte de la persona adecuada es necesario saber quién eres (no que es lo que te hace falta).

El egoísmo, la envidia y la intolerancia nos alejan de la fraternidad, del amor puro, porque el amor puro nace del dar amor por naturaleza y no por la necesidad de recibir algo a cambio; pero se nos está enseñando que somos únicos, especiales y que merecemos todo de los demás, nos orientan hacia un egoísmo que nos aleja del respeto a la naturaleza y a lo diferente lo que aumenta tus posibilidades de una decepción amorosa.

Este 14 de febrero no te esmeres en competir por el mejor regalo ni siquiera por moda. Regala amor a diestra y siniestra, pero para que cuando llegue el día en que te enamores de una persona puedas estar seguro y cambie tu percepción de la vida y seas capaz de cambiar la frase: “Quiero ser la primer persona en tu vida” por la de: “Quiero ser la última persona en tu vida”.

Las palabras no importan, ni los lujos, ni los regalos, el contexto y la intención es lo que demuestran tus ojos, un amor honesto no lo percibe el ojo pero muy dentro de su inconsciente ese mensaje quedara grabado ahí, y si lo alimentas día con día, será más notorio incluso permanente, el amor no se acaba, se alimenta. No hay fórmula para el amor pero hay una ecuación que si funciona siempre: cualquier acto honesto y un interés verdadero hará cualquier experiencia la ideal. Somos tan desconfiados actualmente que sabemos percibir el engaño, la mentira y la manipulación, nunca intentes manipular a quien amas porque reduces los efectos de una caricia honesta.

Fraternalmente: Tu conciencia.

Felipe Carrasco Profile
Carlos Felipe Carrazco Vega
+ posts

Empresario, escritor y autor compositor. Titulado en terapia física y rehabilitación. Participó en la antología de poesía "Letras mágicas" en la Asociación de Escritores del Noroeste del Estado de Chihuahua (ASENOCH).
Colaborador en Radio Net y asociaciones civiles.
Actualmente escribe artículos en el área de psicología, neurociencias y opinión político-social y es docente en secundaria en materias de matemática y física y de ciencias sociales en educación media superior.