Datos y Cifras

La principal herramienta para la toma de decisiones políticas y económicas son los datos y lo mismo ocurre con las opiniones que externamos de la realidad que nos rodea. Si bien es cierto que puede ser fácil juzgar a los gobiernos solo por percepción, que mejor si lo hacemos con los DATOS y CIFRAS que las instituciones oficiales nos brindan, así ya no es un juicio sino los datos los que hablan.

Sector Salud en México

El INEGI presenta los resultados de la Cuenta Satélite del Sector Salud de
México (CSSSM) 2020 que integra las actividades económicas que producen los
bienes y servicios que, directa o indirectamente, están relacionados con la prevención,
recuperación y mantenimiento de la salud humana, incluyendo las instituciones
públicas cuya facultad es regular y administrar estas actividades.

- Publicidad - HP1

El Producto Interno Bruto Ampliado (PIBA) del sector salud en México, para
2020, reportó un monto de 1.5 billones de pesos, lo que equivale a 6.5% del PIB
nacional, lo que contrasta con la participación de 5.6% en el 2019, año anterior a la
pandemia por SARS COV2. Dicho porcentaje se compone por el valor producido por
los bienes y servicios finales relacionados con la prevención, recuperación y
mantenimiento de la salud humana (4.6%) y el valor del trabajo no remunerado en
salud (1.9%).

En relación con los servicios públicos de salud, éstos mantuvieron su participación al contribuir con 38.3% mientras que el sector privado pasó de 35.4% en 2019 a 33.0% en 2020. El trabajo no remunerado en cuidados de salud pasó de 26.3% a 28.7% en el mismo periodo. Se observa que se presenta un desplazamiento en los cuidados de salud hacia los hogares.

Por su parte en los hogares, recayó gran parte de los cuidados de salud, considerando las medidas de confinamiento para enfrentar la pandemia por COVID-19, por lo que, en 2020 el valor del TNRS se ubicó en 1.9% del PIB nacional, que contrasta con la participación de 1.5% presentada en 2019. Para el 2020, se observó un aumento en los cuidados especializados, al pasar de 53.9% a 57.9%; mientras que los cuidados preventivos tuvieron una caída al pasar de 7.8% a 2.9%.

Para este mismo año, el gasto monetario de los hogares, a precios del 2013,
destinado a servicios de laboratorio y de ambulancias se incrementó en 14.5%,
mientras que en los servicios hospitalarios aumentó en 4.4%.

Para atender el incremento en la demanda de servicios de salud derivada de la emergencia sanitaria, se reportaron 2.3 millones de puestos de trabajo remunerados en el sector de la salud, equivalentes a 5.7% de los puestos de trabajo remunerados de la economía total.

Estos puestos de trabajo tuvieron un aumento de 3.6% respecto al año previo; y en particular en el sector público se observó un incremento de 3.7%, en comparación con el 1.2% que se reportó en 2019.

Turismo en México

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presenta los resultados
preliminares de la Cuenta Satélite del Turismo de México 2020, misma que tiene como
objetivo delimitar el conjunto de actividades económicas que producen bienes y
servicios para los visitantes, con el propósito de dar a conocer, entre otros indicadores,
la participación del Producto Interno Bruto (PIB) generado por las actividades turísticas
en relación con el total de la economía.

El Producto Interno Bruto Turístico reportó, en 2020, un monto de 1,475,107 millones de pesos, que significó una participación de 6.7% respecto al PIB Nacional, lo que contrasta con el 8.5% en 2019, año anterior a la pandemia por la COVID-19.

En términos reales, durante 2020, el sector turismo presentó una caída de 25.4%, mientras que el total de la economía en términos del valor agregado disminuyó 7.9% para el mismo año. La disminución se explica principalmente por el cierre de actividades económicas consideradas como no esenciales por las autoridades sanitarias del país,
como los servicios de alojamiento, que tuvieron una caída de 13.3%, o los restaurantes,
bares y centros nocturnos con una variación negativa de 33.4%.

En 2020 se generaron alrededor de 2 millones de puestos de trabajo en el sector
turismo, cifra que refleja una disminución de 12.3% respecto a 2019. La mayor contribución se registró en el rubro de restaurantes, bares y centros nocturnos con
27.4%; seguido por el transporte de pasajeros con 25.9%; otros servicios con 25.3% y
el alojamiento para visitantes con 10.2 por ciento, entre otros.

La Cuenta Satélite del Turismo de México permite identificar el consumo turístico
interior, entendido como el gasto realizado por los visitantes dentro del país, tanto
residentes (consumo interno) como extranjeros (consumo receptivo).

Asimismo, registra el consumo turístico emisor, que se identifica como el gasto realizado por los residentes de México en calidad de visitantes en otros países. Durante 2020, el gasto total del consumo turístico efectuado dentro y fuera del país alcanzó un monto de 2 451 879 millones de pesos corrientes, de los cuales el consumo interior aportó 96.3% del
gasto total y el emisor representó el 3.7% restante.

Cabe señalar que de cada 100 pesos gastados por turistas (internos y receptivos) dentro del país, los turistas residentes contribuyeron con alrededor de 87 pesos de dicho consumo.

El consumo colectivo turístico se conforma por el conjunto de servicios turísticos que proporciona el gobierno en sus distintos niveles y cuyo propósito es el de apoyar las actividades de promoción, reglamentación, orden y seguridad, a visitantes nacionales y extranjeros, fundamentalmente.

En 2020, este gasto ejercido a precios corrientes constituyó 3.2% del consumo total del gobierno, lo que se traduce en 94,737 millones de pesos. Cabe señalar, que para 2019 la
participación fue de 4.4%.

Economía Informal

El INEGI presenta los resultados preliminares de la Medición de la Economía Informal 2020, que tiene como objetivo medir el Valor Agregado Bruto de la economía informal para conocer tanto su comportamiento como su contribución al Producto Interno Bruto del país. Como lo sugiere la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la medición considera dentro de la economía informal no solo al Sector Informal (SI) o unidades económicas constituidas por micronegocios que no cuentan con los registros legales básicos para operar, sino también por Otras Modalidades de la Informalidad (OMI), es decir, la agricultura (incluida la de subsistencia), el servicio doméstico remunerado de los hogares, así como todas las variedades de trabajo que aunque ligado a unidades económicas registradas o formales, desempeñan su labor sin la debida protección legal para las relaciones laborales.

En 2020 la economía informal observó una participación de 21.9% en el PIB nacional, proporción que se ubicó por debajo de toda la serie, debido al confinamiento por la pandemia por COVID-19.

De acuerdo con cifras preliminares, la contribución de 21.9% del PIB informal se generó por 55.6% de la población ocupada en condiciones de informalidad. Asimismo, 78.1% del PIB lo generó el sector formal con 44.4% de la población ocupada formal. Es decir, que, por cada 100 pesos generados del PIB del país, 78 pesos lo generan 44% de ocupados formales, mientras que 22 pesos los generan 56% de ocupados en informalidad.

La participación de la ocupación laboral informal en 2020 respecto a 2019 cambió de 56.5% a 55.6%.Durante 2020 y con relación a la economía informal, 11.0% correspondió al sector informal (aquellos negocios no registrados de los hogares dedicados a la producción de bienes o servicios) mientras que 10.9% correspondió a las OMI que refieren a todo trabajo que aún y cuándo labora para unidades económicas distintas a las de los micronegocios no registrados, no cuenta con seguridad social ni prestaciones sociales. Las OMI incluyen al sector agropecuario, al trabajo doméstico remunerado y al empleo informal en actividades formales.

En términos comparativos entre 2019 y 2020, la participación de la economía informal pasó de 23.1% a 21.9%, reflejo de los cambios en la composición del sector Informal que pasó de 11.4% a 11.0%, así como las OMI que pasaron de 11.7% a 10.9%, siendo este componente el más afectado durante 2020 por la pandemia de COVID-19.

yo
Nancy Carbajal

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse