Crónicas del Poder
 “…La baba insana del odio…”

   Mientras el régimen de AMLO se desmorona autocráticamente colapsando al sistema democrático y legal, se avecina una pavorosa catástrofe educativa. Mientras el símbolo de habitar un Palacio sufre las consecuencias de una demencia discursiva que exhibe ya patetismo patológico, la educación en México padece del abandono, el desgraciado uso clientelista y la inminencia de un desolador panorama. Voces Libres abordó a un consumado conocedor y especialista en el tema y esto fue lo que generosamente compartió a través de su Mensaje.

- Publicidad - HP1

   “…El sistema educativo mexicano vive un presente sombrío a cargo del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Si bien las reformas y políticas educativas de los últimos treinta años no han podido revertir en lo general los deficientes niveles de aprendizaje y la inequidad que lo caracterizan, la actual administración federal ha sumado al menos dos grandes agravios al frustrante estado de cosas previo: incluso antes de la pandemia, cayó la cobertura de educación básica y media superior, algo nunca visto desde el final de la Revolución mexicana, y se restauró el uso y abuso clientelar de la educación…”

   “…Resulta doloroso y preocupante constatar los efectos que las decisiones de la actual administración están teniendo en el sistema educativo o en algunos de sus elementos más relevantes. Es patente un brutal deterioro que se extiende rápidamente en diversos aspectos de la educación mexicana…”

   “… Uno de los efectos de la lógica política clientelar del régimen populista de AMLO ha sido el de domesticar a los sindicatos. Por concurso de ingreso al servicio profesional docente, de 2014 a 2018 se asignaron 147,688 plazas y otras 36,383 mediante concursos de promoción. Este mecanismo meritocrático, sin participación del SNTE y de la CNTE, anuló un negocio ilegal por venta de plazas cuyo valor oscila entre $1,792 y $3,052 millones de pesos, según estimaciones de expertos al examinar el presupuesto educativo. Mediante los cambios al artículo 3° y la derogación de diversas leyes, AMLO suprimió esos concursos de oposición y restauró los procesos de escalafón…”

   “…Con las organizaciones sindicales de vuelta en las comisiones mixtas de la carrera docente, el gobierno reinstauró la opacidad y la gobernabilidad corporativa en la educación. Se retuvo, tal y como la dejó el gobierno de EPN, la centralización de la nómina en el Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa (FONE), que concentra la mayor parte del presupuesto educativo. Al actual gobierno federal, eso le permite controlar de modo patrimonialista la toma de decisiones y la gestión financiera de la nómina magisterial, dejando de lado a los gobiernos locales…”

   “…Existe una situación penosa de carencia de información, ni evaluación ni rendición de cuentas. Si la idea misma de evaluación docente se volvió inadmisible para los sindicatos, bastaba con retirarle al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) la atribución de definir sus términos y dejar que continuara produciendo información de calidad sobre las condiciones del sistema y sus niveles de logro educativo, como lo había venido haciendo desde su origen en el 2002. Hoy es difícil negar que su sacrificio y reemplazo por una Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación, de magro presupuesto, modesto nivel técnico y adscrita a la SEP, tuvo como fin implícito facilitar la opacidad sobre los malos resultados que en adelante tendrían el sistema en su conjunto y los aprendizajes de sus estudiantes. La destrucción del INEE resultó muy rentable electoralmente, sin embargo, agudizó el ya profundo vacío de inteligencia evaluativa…”

   “…Precisamente el clientelismo es un parásito populista que causa enorme daño social. No es exagerado afirmar que, por ejemplo y de manera evidente, las becas Benito Juárez, a todos los niveles, son en realidad limosnas discrecionales, sin medios de verificación que comprueben el destino de los recursos o el logro de su presunto objetivo: mantener a las personas en la escuela. Esto también se puede decir de las asignaciones directas a cabezas de familia para atender necesidades de infraestructura de las escuelas. Pese a ello, las becas Benito Juárez representan actualmente el 24% del gasto educativo. Financiarlas ha implicado sacrificar la calidad de la oferta educativa, suprimiendo la mayoría de los programas focalizados de la SEP que sí funcionaban…”

   “…Sin embargo, de manera paradójica, se ha presentado en este contexto un escenario de debilitamiento e intimidación. El volumen de matriculados en las Universidades para el Bienestar es tan modesto, 27,896 en 2021, frente a los 300 mil proyectados, que difícilmente resulta un instrumento clientelar. Más bien, su creación ha sido la coartada para reasignar al menos mil millones de pesos anuales a cambio de suprimir aquellos fideicomisos y programas de incentivos al desempeño, iniciados en 1989, por los que las universidades competían para subsanar la brecha creciente entre su presupuesto y la expansión de la matrícula. Al ver debilitados sus mejores programas institucionales e intimidados a sus mejores cuadros, las universidades públicas han preferido el pasmo antes que la protesta, en aras de evitar ataques peores…”

   “…Se vive en realidad un efecto de simulación. El gobierno de AMLO no tiene un proyecto pedagógico ni le interesa tenerlo. Al modificar el artículo 3°, los operadores políticos del gobierno admitieron que los especialistas se esmeraran en definir conceptualmente el derecho a la educación, pero se aseguraron de suprimir cualquier instrumento que permitiera hacerlo ejercible, así como cualquier referencia al término “calidad”, tan vilipendiado desde sus prejuicios. Realmente lo que se presenta es un desaseado proceso de contrarreforma al artículo 3° constitucional…”

   “…En su breve paso como secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán impulsó un concepto de “Nueva Escuela Mexicana”, similar en su contenido al nuevo modelo educativo del gobierno anterior. Pese a que fue inscrito como Título Segundo de la Ley General de Educación en 2019, ha sido ignorado por el presidente y por su sucesora, la tristemente célebre maestra Delfina Gómez al frente de la SEP y no ha merecido programas ni presupuesto concretos…”

   “…Por supuesto y de manera despreciable, se ha observado una odiosa política real de abandono de los docentes. Durante la campaña electoral, el hoy presidente les ofreció redignificar su profesión y un normalismo renovado, pero recibieron un portazo. La SEP ignora sus propuestas, planteadas mediante la Estrategia Nacional de Mejora de las Escuelas Normales desde 2019, tras amplios debates. En cambio, este gobierno ha ejercido una insólita reducción presupuestal: de asignar a las escuelas normales 783 millones de pesos en 2018, destinó solo 170 millones en 2021. Lo mismo acontece con los programas de capacitación y acompañamiento a docentes en servicio. Ni siquiera la necesidad de enfrentar el impacto de la covid-19 ha motivado un alto o una reversión de esta sequía presupuestal. Con azoro, los docentes y normalistas advierten que ni con las políticas neoliberales sufrieron un abandono semejante…”

   “…Imposible marginar los efectos de la pandemia e inequidad. A lo largo de dos años, la covid-19 ha representado retos insoslayables para la educación en todo el mundo. Frente a ese panorama, nuestro sistema educativo se ha desempeñado en la dirección contraria a lo requerido con los criterios racionales, en ese sentido, puede identificarse una creciente inequidad, tanto en el aspecto del acceso como en el de los niveles de aprendizaje, situación que perjudica principalmente a los estudiantes y a las comunidades escolares más vulnerables…”

   “…Si queremos evitar un futuro desolador, es urgente devolver el sistema educativo mexicano a su razón de ser: sus educandos. Amplias porciones del mismo han sido secuestradas para los fines políticos del titular de la Presidencia de la República, perjudicando aún más su calidad. Ojalá que muy pronto el presente sombrío que vive la educación en México pueda revertirse para que se consolide como un recuerdo amargo y no como una desgraciada herencia…”

   Tristemente, al parecer no hay tiempo en la cabeza de AMLO, mas que para nutrir el cotidiano odio contra Carlos Loret de Mola, que por cierto algunos estudiosos identifican explicativamente como una estrategia de polarización que de así continuar llevará a la destructiva condición de generar lo que también esos mismos intelectuales denominan como la explosión de una realidad de odio.

   Sin duda, un gobierno catastrófico para México.

Sergio Armendariz SQD
Sergio Armendáriz
Comunicador Social en Organismos Privados y Públicos

Comunicador en Radio, TV, Prensa Escrita y Portales Electrónicos. Académico Universitario. Funcionario Educativo. Miembro Consultivo en OSC.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.