Hablar de la conformación cultural de los pueblos es algo fascinante y complejo a la vez, ya que en nuestro caso, México y la América Española; debemos entender que el mundo indígena era antiguo y diverso, y los exploradores peninsulares.

Que de por sí, eran ya una mezcla de las culturas lusitana, celta, euskera, árabe, castellana, manchega y franco mediterránea. Añadiendo a esto las secuelas de las guerras árabes en la península y el imaginario mítico grecolatino ¿y qué hay de la admiración de estos hombres a los caballeros?

Los hombres que vienen con Hernán Cortés vienen inspirados en las hazañas de la caballería y la tradición religiosa, Cortés y sus tropas aspiraban a ser caballeros cristianos; sino, ¿por qué cruzar un océano y meterse tierra adentro?, riqueza y fama, sí, pero también espíritu cristiano.

- Publicidad - HP1

Es pues, esta mentalidad caballeresca la que se hereda a las primeras generaciones de criollos y mestizos que van avanzando al gran norte, uno de ellos el zacatecano Don Juan de Oñate, un espíritu aventurero y religioso que aspiraba a ser un “Hernán Cortés”, es decir un conquistador.

En efecto, la conquista fue cruel y dura, pero no olvidemos que los indígenas a los que se enfrentó Oñate, Cortés, Valdivia, Pizarro y Francisco de Ibarra, no eran los indígenas “mansos” de la historiografía mexicana de la posrevolución, ni del discurso indigenista que sigue repitiéndose en México. El indígena también fue cruel, duro, recio y casi invencible ¿por qué el 12 de octubre no se habla del sometimiento del señorío mexica a los demás señoríos mesoamericanos? ¿Por qué no se dicen las barbaries del indígena del norte? Aquellos que les cortaban el cuero cabelludo, la nariz y las orejas a los que capturaban.

Es más, porque cuando se habla de la conquista, solo se habla de los españoles como si un puñado de andaluces, vascos y manchegos pudieran someter a nativos bien alimentados en sus tierras. Claro que el propio indígena participó en el sometimiento de otros pueblos hermanos. Mesoamérica y Aridoamérica no eran México, era un territorio diverso y dividido ¿Por qué no se habla de que el fundador de Querétaro fue un indio Otomí? ¿Por qué no se dice que los colonizadores de la Nueva Extremadura, hoy Coahuila fueron indios tlaxcaltecas? ¿Acaso los españoles eran tan poderosos como para obligar a cien familias de indios guerreros ir a tierras lejanas? Como lo he afirmado, la conquista fue dura sí, pero después comenzó un proceso de aculturación en el cual, el indígena fue incluido como persona jurídica y patrimonio de la Corona de Castilla.

Un ejemplo de ello es el Duque de Ahumada, que era de origen mesoamericano y que fundó lo que hoy es la Guardia Civil Española. Debemos superar aquellos viejos discursos políticos que nos han nublado el juicio. La identidad mexicana es mestiza y no hay porque negarlo o avergonzarse, es más, desde la Independencia en 1821 el indígena pasa a ser mexicano, está en el Plan de Independencia pero ¿por qué seguimos repitiendo los mismos discursos? Porque no queremos aceptarnos, el día que entendamos que ser mestizo es el resultado del amalgamiento de muchas culturas, entonces entenderemos la “Raza Cósmica” de José Vasconcelos. Ser mestizo es motivo de orgullo, feliz día de la raza.

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Staff

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo electrónico.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna nota?
No dude en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por usted.

Síguenos en nuestras redes sociales.