Cada nuevo reporte, noticia o publicación termina demostrándonos que hay una y muchas formas de comprobar que el ingreso laboral de los mexicanos no sólo es bajo, sino que, como país, si las condiciones no mejoran, estamos destinados a ser un país de trabajadores pobres.

Cada cálculo y cada análisis evidencia la pobreza de la mayoría de la población. Al analizar los datos de la ocupación, los salarios, la informalidad o la canasta básica se observa que miles de mexicanos no ganan lo suficiente para vivir dignamente.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de INEGI, analiza de manera trimestral las características de la ocupación en México, analiza empleos formales, informales y desocupación; así como las características de la población y sus condiciones laborales, es decir, la ENOE evidencia los niveles de instrucción, los rangos salariales y el acceso a prestaciones laborales por parte de los ocupados.

- Publicidad - HP1

De acuerdo con los últimos resultados publicados, en México hay casi 53 millones de mexicanos ocupados (formales e informales) y poco más del 80% de estos ocupados recibe ingresos por trabajo inferiores a los 14 mil pesos mensuales, peor aún, alrededor de una tercera parte de los ocupados tiene ingresos de entre 2 mil, y 5 mil pesos, un ingreso insuficiente para que los ocupados logren adquirir la canasta básica y la de su familia. image 3

México se caracteriza por ser de los países que más personas trabajan, pero también es un país con altas tasas de informalidad y bajos salarios, condiciones que no se traducen en productividad ni altos ingresos para los ocupados. Es en este sentido que México necesita acciones concretas para mejorar las condiciones lábrales de los ocupados y garantizar que tengan ingresos suficientes para tener una vida digna junto con su familia. Esto propiciara deje de sr un país de trabajadores pobres, donde la mitad de la población trabaja y la mitad de la población es pobre.

yo
Nancy Carbajal
Columnista • Economista | + posts

Lic en Economía de la UACJ y Candidata al Grado de Maestra en Ingeniería Económica por la Universidad la Salle. Columna semanal sobre temas de economía, finanzas, política y sociedad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.