Placeholder Tic Tac

El entorno habla de las personas que viven en él, pero mas habla de las autoridades que administran ese entorno.

Las personas son responsables de su hábitat, pero las autoridades son las responsables de la administración de todo el conjunto de hábitats.

- Publicidad - HP1

Las personas son el reflejo de su hábitat, las autoridades son el reflejo de la infraestructura que rodea a todos los hábitats del entorno que le toca administrar, así de simple.

Se necesita estar ciego para no darse cuenta del estado deplorable que se encuentra Ciudad Juárez, sus calles y el triste estado de muchas de ellas. La limpieza de sus calles, sus camellones, el mantenimiento de los parques públicos, pintura, señalización, los puentes con basura y hierbas, el deslave de cerros, las avenidas sumamente transitadas y en si todo lo que se establece en el presupuesto municipal para MANTENER en condiciones óptimas LO QUE YA ESTABA, y que le corresponde a la autoridad municipal actual administrar, cuidar, embellecer, MANTENER…

Atender con prontitud bajo un programa de mantenimiento efectivo y con capacidad de respuesta. Atender la iluminación de la ciudad y no justificarse con los que NO quisieron “Juárez Iluminado”, porque esa justificación lo crucifica como el promotor de los sectores sin luz…

Ver la hierva crecida en tamaño de mas de 40 centímetros es un claro indicativo de que hace mucho tiempo dejó de pasar una tijera por ellas y si esas hierva las ves en los camellones de las avenidas principales de la ciudad, ya te habla del pésimo trabajo que hace la autoridad, del descuido injustificable o del atraco a los dineros de la ciudad.

Aquí no es si el responsable es una Dirección del Municipio, aquí es el responsable el mismito Presidente Municipal, Armando Cabada porque quiere decir que cuando circula por la ciudad lleva puestas las viseras como las que les ponen a los burros para que no vea hacia los lados, cuando es su obligación transitar por Juárez para constatar por sus propios ojos el PESIMO trabajo que hacen sus compadres.

Debería quistarse las viseras, Sr. Cabada, esas que lo hacen hablar de irrealidades o ficción, porque aquí no cabe que culpe a la administración anterior porque tiene un presupuesto de mantenimiento y debe vigilar que se aplique correctamente, de poner de patitas en la calle a los ineficientes, a los corruptos y a los que les gusta estar en la fiaca y cobrando.

JUAREZ es un muladar, es una ciudad descuidada, olvidada y sin entusiasmo de que al menos lo que hay se embellezca, este limpio, ordenado y que ante los ojos de propios y extraños la ciudad se vea, se sientan bonita, agradable y no el aspecto de sucia y descuidada porque eso habla, definitivamente, de cómo es el presidente Cabada.

Juárez está gritando atención y que lo que ya existe sea cuidado y mantenido, pero no tiene respuesta de la autoridad, o la autoridad no puede dar respuesta porque no tiene la certeza de que sus Directores involucrados puedan dar respuesta.

Juárez tiene la certeza que los responsables tienen que estar ya de PATITAS EN LA CALLE por su ineptitud y carencia de responsabilidad.

No puede decir el presidente Cabada que en Juárez existe seguridad cuando en su noticiero de su Canal 44 todos los días habla de asesinatos y muertos y si ese día no hubo, repiten los de los días anteriores; no puede hablar de seguridad cuando el mismo declaró que no puede detener a los vehículos sin placas y con cartones ilegales que amparan la impunidad con la libre circulación por la ciudad, cuando él mismo da paso a la actividad corrupta de la mordida, siendo la mordida, y su prima la cuota, una norma de forma de trabajo.

El presidente Cabada lleno la administración municipal de corruptos, ladrones e ineptos, los resultados de ello a la vista de todos.

Tremenda tarea traen las juventudes PRIistas para sumarse al reto enorme que tiene su dirigente estatal de buscar y acreditar filiaciones partidistas nada mas y nada menos que 80,000 simpatizantes de nuevo ingreso a sus filas, sabiendo como se las gastan hasta los muertos saldrán a afiliarse al PRI.

Y siguen cayendo los ladrones y socios de Cesar Duarte, la captura del dueño de FRITAG el empresario Agustín Fong Ríos marca la pauta de que el Gobierno del Nuevo Amanecer Multicolor tiene interés por detener a la gente cercana al ex gobernador Duarte mientras puede armar la estrategia que realmente le funcione para lograr su detención.

Al pueblo de Chihuahua nos dan gusto esas detenciones, que los refundan en la cárcel, que les quiten lo robado, pero que no concluyan como lo hicieron con el ex Diputado de Movimiento Ciudadano donde negociaron su libertad por información o sea, negociaron la impunidad de este sujeto.

¿Qué relación tiene el empresario Agustín Ríos Fong con la señora Olga Gómez Fong de Duarte?

Es importante saberlo para poder entender como este señor hizo tanto en tan poco tiempo, los cánticos serán interesantes cuando le salga el complejo de ruiseñor a este ladrón para salvar su pellejo.

¿Se acuerdan de la millonada en dólares que a nombre de esa señora, Olga Gómez Fong, un Director de Salud del Estado transfirió a su cuenta en El Paso?

Si Usted, estimado lector, tiene información que nos ayude a reforzar nuestras próximas columnas, hágamela llegar, este es un tema muy, pero muy interesante que hasta hoy nadie ha tocado. Hagamos de esta columna un ejercicio interactivo entre su escribidor y sus lectores.

No hay tregua con las promesas. La promesa madre fue Cesar Duarte y el retorno de lo que se robó, si esto no ocurre antes de las próximas elecciones que no les extrañe el maremoto de votos en contra del PANISMO en Chihuahua y todo lo que huela a PAN quemado será relegado.

Chihuahua y Juárez tienen memoria, y las promesas no se olvidan. Ya no.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.