Las preferencias sexuales

Desde que se aprobaron los derechos humanos en nuestro país, a partir de la reforma constitucional que los impone como obligatorios, -entre otros-, como el que prohíbe la discriminación por las preferencias sexuales; se han modificado las costumbres, los valores y la moral; pues da entrada a la diversidad sexual y de género.

Así es como se han dado a conocer los derechos de la diversidad sexual, que abarca incluso el de la identidad, que consiste en que la persona que nace como masculino o femenino, no se sienta con el sexo asignado al nacer y pueda elegir el que desea. Pues lo cierto es que científicamente solamente existen dos sexos: masculino y femenino. Sin embargo, se han dado a conocer varias formas de vida entre personas del mismo sexo, cuya unión es por atracción y que han originado reformas en el derecho civil y familiar.

Lo último que llega con la identidad del sexo, es que las niñas y los niños, pueden optar por utilizar el uniforme escolar apropiado a su sentir. Es decir, una persona que nació con el sexo masculino, puede sentir que su identidad de género es femenina y viceversa. Lo que implica un nuevo sistema educativo incluyente, en cuanto al tema de las preferencias sexuales que protege la constitución, retomando fuerza para imponer el gusto de los adultos que promocionan la diversidad.

- Publicidad - HP1

¿Quiénes operan en el mundo ésta transformación en el sentir, en el dar, en el recibir amor y sexo?. Es interesante reflexionar que lo que ocurre en la actualidad, ya había ocurrido antes, según historiadores. Pero seguramente no alcanza el entendimiento, para comprender el motivo que originó estos cambios en el ser humano. La naturaleza es determinante en cuanto a los dos sexos que existen únicamente en el ser humano: masculino y femenino, hombre y mujer, macho y hembra.

Para darle cabida a la denominación de preferencias sexuales en la constitución, la Cámara de Diputados admitió en sus conclusiones, que se debe a los esfuerzos del movimiento lésbico, gay, bisexual, transgénero y transexual en el país. También la Cámara Legislativa en su momento, reconoció que la definición aprobada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, carece de fundamentos jurídicos, históricos o sociales y se basaron principalmente en la discriminación del que son objeto por la sociedad.

No me corresponde juzgar la medida y aplicación de este “derecho humano”, en vigor desde el año 2011, ni tampoco me considero homofóbico por defender mi postura heterosexual, lo que sí es necesario resaltar, es que es una ley humana más, adaptada a exigencias sociales y de carácter político, que encuadra a la perfección para comerciar con la voluntad y el sentimiento de las personas que se sienten atraídas al mismo sexo, valiéndose de su propia conmiseración, proporcionando una identidad de género que sigue siendo imprecisa y obsoleta.

La niñez tiene un gran valor social, al que con el tiempo le hemos restado importancia en su crecimiento, descuidando gravemente el acceso a los medios de comunicación y de alta tecnología para destruir su inocencia y pervertir su mente con mensajes subliminales y directos a la razón. Tenemos la obligación de educar con bases sólidas y de acuerdo a la edad de los infantes. Aplicar las leyes respectivas contra todo aquello que atente contra su seguridad y bienestar social.

La niñez ha sido conducida por un camino lleno de peligro y abundante en perversión sexual. Los adultos que mueven los hilos de la economía y globalización internacional, siguen experimentando con seres humanos y con naciones débiles como la nuestra. Las potencias mundiales son las que dirigen el plan que les está dando resultado y dinero a manos llenas, destruyendo a la dignidad humana. Pues la discriminación en este caso no existe, por la sencilla razón de que la preferencia sexual es un gusto o placer individual.

El uniforme neutro trae la intención de promover la diversidad de género, sin tomar en cuenta la educación de los padres en su hogar, lo cual es de carácter familiar. No se debe someter a la niñez a que decida lo que quiere ser, porque adolece de conciencia. Más bien es otro triunfo de la LGBTT, y de los políticos inmiscuidos en estos temas, la mayoría también con diversidad sexual.

Esos argumentos de que no afecta el uso de la falda en los varones, es irresponsable y perjudicial en la mente infantil de acuerdo a su edad. Debe definirse primero el sistema educativo, en cuanto al derecho que tienen los niños para recibir la información relacionada con la sexualidad. Así como los preceptos constitucionales que integran los derechos humanos sin tendencias, ni preferencias como está ocurriendo.

Molinar Apodaca
Héctor Molinar Apodaca
Abogado | [email protected]

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.