Durante el mes de marzo conmemoramos eventos importantes que tienen que ver con las relaciones humanas y la política nacional. Iniciamos con el domingo próximo pasado, en que se celebró el “Día de la Familia”, que desde el año 2005 quedó en el primer domingo de marzo. La finalidad fue fomentar la unión de la misma. Todavía bajo el concepto de la familia integrada por padre, madre e hijos.

Sin embargo la confusión es mayor conforme pasa el tiempo. La familia hoy en día es todo y nada. Lo mismo es un varón con otro varón. Una mujer con otra mujer. Y en el caso de menores, los que habitan con dos varones o con dos mujeres. La idea de fomentar a la familia compuesta por el matrimonio entre hombre y mujer con sus hijos se va disminuyendo bajo conceptos abstractos. Las niñas y los niños crecen bajo conceptos distintos y diferentes opciones, que lejos de escoger los despoja del derecho de convivir con padre y madre, aunque sean adoptivos.

Lo mismo ocurre con el aborto. Durante este día que se festeja con la familia, es difícil creer que la práctica del aborto se pretenda legislar en todo el país, como un derecho de la mujer. Como un derecho humano, sin considerar el ser vivo en su vientre como ser humano. Fomentar los valores, el amor y el respeto entre sus integrantes son difícilmente asimilables. Parece sencillo pero no les. Pues a ¿qué valores nos referimos?; ¿cuál amor sentimos y qué vamos a respetar?. Pues finalmente el propósito de instituir el día de la familia fue para eso. La despenalización del aborto legaliza el homicidio desde el momento de la concepción.

- Publicidad - HP1

Por otra parte, acabamos de conmemorar el “Día Internacional de la Mujer”, derivado de la tragedia de obreras que murieron incendiadas encerradas en su fuente de trabajo y sin medidas de seguridad. Luego tomó mayor relevancia por los derechos políticos y sociales a los que tiene derecho toda mujer, por la grave discriminación de la que ha sido objeto. Así durante décadas escala en su favor mayores beneficios y prestaciones. Hasta el grado de que también quien se sienta mujer, por el hecho de creer que es, lo es. La ideología de género derrumba lo que biológicamente existe, pues el cuerpo solamente es una idea de lo que pareces ser y que no desear ser.

Juntando ambas fechas, -la del Día de la Familia y la del Día Internacional de la Mujer-, deberían sustituirse por la del “Día de convivencia de las Personas”. Pues todavía nos podemos considerar personas, mientras no haya más cambios sobre los géneros o cuando se incluyan a los animales con derechos similares a los de las personas para convivir con ellos. Los datos son impresionantes respecto a la relación sexual con animales en todo el mundo, y siendo delito no se castiga.

Para las feministas estos días no se deben conmemorar con elogios, ni con flores, ni reuniones, porque no es un festejo. Es luto. Es protesta. Es guerra de sexos. La familia sin padre es muy común y muy normal. La mujer dejó de ser sensible y delicada para convertirse en un sujeto idéntico al hombre. Prefiere trabajar que amamantar a su hijo.

Para finalizar los temas, analicemos a la familia y a la mujer desde la perspectiva del derecho de nacer. Es imposible que nazcan niñas y niños sin el esperma del hombre y el óvulo de la mujer. Sin este maravilloso proceso de fecundación no existiríamos. Un nuevo ser pasa por dos etapas: el embrionario y el fetal. La placenta es el órgano intermediario entre la madre y el feto durante el embarazo.

¿Sabía usted? que el óvulo reconoce al espermatozoide y cuando esto sucede lo deja pasar. Efectivamente así es. El más reciente y último descubrimiento de la ciencia, es que un óvulo, reconoce a un espermatozoide y le despeja el camino de entrada, siguiendo un camino muy similar al de las llaves y las cerraduras. Por lo que se demostró que el óvulo escoge al esperma, le abre paso para provocar la fusión y cierra después esa puerta que ya no permite pasar a los demás.

Cuando la ciencia busca encuentra. Es importante mencionar que la familia nace desde el momento en que existe el amor de una pareja heterosexual, con fines de matrimonio y procreación. Si no es así, aunque digan lo contrario no puede haber familia. No es fácil sostener valores y principios toda la vida en matrimonio. Quienes lo logran merecen ser reconocidos. Tampoco puede conmemorarse el Día Internacional de la Mujer como se acostumbra, si socialmente está permitido mediante la ideología de género, que no se requiere ser del sexo femenino, para ser mujer.

Molinar Apodaca
Héctor Molinar Apodaca
Abogado | [email protected] | + posts

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.