La corrupción de MORENA

He tratado de transmitir lo que pensamos los que no somos militantes de partido alguno, respecto a la manera en que se ha venido consolidando el partido el poder Movimiento de Regeneración Nacional, que logró su registro como tal el 2 de octubre de 2011 y fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tenemos conocidos y amistades en todos los partidos políticos y generalmente los que participamos en medios de comunicación logramos tener un contacto cercano a los políticos cuando andan de candidatos promoviendo el voto a su favor. De tal suerte que inmediatamente se nota el que trae suficientes recursos para construir una imagen “aunque sea falsa” pero necesaria para ganar.

- Publicidad - HP1

El pueblo como tal y como lo identifica el presidente AMLO, es sabio, no es tonto y sabe lo que quiere y lo que necesita. Percibe a los corruptos, a los ladrones de cuello blanco y distingue perfectamente a los funcionarios que se enriquecen a costa del presupuesto. Esos están en todas partes y en todos los partidos políticos, incluyendo a algunos morenos que se treparon para ganar.

En el Estado grande de Chihuahua, es notorio como se colaron políticos y exfuncionarios que apoyaron a Felipe Calderón, a César Duarte y a Enrique Peña Nieto en el partido MORENA y actualmente ostentan cargos y puestos honorables que les permite ser impunes y gozan de las delicias del poder.

Esos y esas, incluyendo al ex independiente que durante sus campañas y militancia en el PRI y en el PAN le tiraron a todo lo que da al fundador de MORENA AMLO, logrando posicionarse en sus tiempos gloriosos de los comités del PRI, y del PAN, así como cargos de elección popular como diputados federales y locales entre otros. Los tiempos para ellos y ellas se han acomodado a su favor, pues los morenos y morenas del estado de Chihuahua, “los verdaderos” han sido descaradamente descartados por el dirigente nacional Mario Delgado.

Y es que el dinero compra todo lo que se desea, incluyendo conciencias.

Nuestro querido presidente AMLO ha colocado una barrera en su mente para no permitir la palabra corrupción en su partido político. Con eso de que ya no hay corrupción desde que se ingresa a MORENA, cualquier ladrón se purifica en automático y es como se ha manipulado a la gente sin militancia. Al pueblo verdadero.

Lo increíble es que hasta nuestro Delegado Federal Juan Carlos Loera de la Rosa, haya invitado a trabajar para Bienestar a ex priistas muy conocidos que apoyaron a Duarte y Peña Nieto contra AMLO. Cuando se le ha criticado por ello contesta que es gente que se la ha “partido” con él. Desgraciadamente se olvidó de los que se la han partido por el proyecto de nación con la cuarta transformación.

Así las cosas, mucha gente que ha participado desde fuera de militancia partidista para sacar adelante a la Cuarta Transformación, ve como se va desvaneciendo la lealtad, la honestidad y el amor a la patria cuando a los “indeseables corruptos” los integran a MORENA. La sucesión presidencial afortunadamente parece que será entre Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum quienes gozan de buena reputación política y al menos Ebrard a sido fiel al presidente desde siempre.

Pero para ocupar los cargos públicos que vienen próximamente, ya se dejan ver los personajes que se treparon de repente a MORENA y que han comprado votos para disfrazar su capital político con la finalidad de obtener beneficios personales y lejos de alcanzar las metas trazadas por la cuarta transformación.

Sabemos los nombres y distinguimos sus perfiles políticos poco favorables. Refiriéndome desde luego a los que saltaron de un partido a otro y al ex independiente que se lleva bien con el presidente de MORENA Mario Delgado cuya reputación cae estrepitosamente, ante la sorpresiva aprobación del jefe de la nación.

Como no habrá reelección del presidente AMLO y si cumple su promesa de retirarse para siempre de la política nacional, es fácil pronosticar el declive de MORENA, pues sin el sostén moral de su creador será insostenible que los morenos que fundaron el partido quieran convivir con los corruptos o indeseables del PRI y del PAN, salvo honrosas excepciones de los que van dejando buena huella.

Los que somos apartidistas vemos el panorama amplio de la corrupción que sigue aniquilando a los principios y valores de la democracia. Mientras el presidente AMLO goza el poder con satisfacción siendo el autor principal del desmoronamiento del PRI y del PAN, habrán ingresado a MORENA los que señala como conservadores y neoliberales que saquearon al país y que son despreciados por la sociedad civil.

Molinar Apodaca
Héctor Molinar Apodaca
Abogado | [email protected]

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.