ESCENARIOS: Sin mala intención, pero defraudación al fin

Ser empresario en el ramo de los espectáculos no es cosa sencilla.

Además de visión, contactos, habilidad para los negocios, inversión, se requiere conocimiento básico de la logística.

Ese pequeño detalle del que carece Roberto Ornelas, propietario de Yuca Expo Eventos.

- Publicidad - HP1

Todo parece estar bien organizado y en el momento de la función, algo pasa que se echa a perder.

Primero fue el caso del espectáculo automovilístico en Chihuahua donde murieron varias personas por falta de previsión logística.

Y ahora en ciudad Juárez, el fiasco del espectáculo de los globos aerostáticos.

Se veía muy bonito.

Pero en fotos.

El intento por realizar un espectáculo de globos aerostáticos en ciudad Juárez resultó más chafa que un circo de barriada.

«La intención es buena, nadie se lo quita, pero…» (Diría Juan Gabriel)

Por falta de previsión, Yuca Expo Eventos. De Roberto Ornelas, defraudó a sus espectadores.

De entrada, se esperaban cuando menos 150 globos y sólo se presentaron 20 malinflados.

Y para su mala suerte el viento fue su principal enemigo, pues no pudieron echar a volar los aerostáticos.

Pero más que mala suerte como dije antes, fue falta de previsión.

Dígame usted qué empresario no revisa las condiciones climáticas cuando ofrecerá un espectáculo, donde el viento es un factor vital para la realización de este negocio.

El día llegó, y el viento impidió el despegue de los 20 globos mar inflados.

Y para evitar que la gente se les echara encima hicieron un juego al que le llaman el aliento del dragón.

Que consiste en encender el fuego que hace subir al globo y echarle un par de acelerones para hacerles creer que eso es muy espectacular.

Los que compraron boleto se arrepintieron de pagarlo pues aquí nomás tras lomita, en Albuquerque, sí saben hacer este gran espectáculo, ¡Y es casi gratis!

En un post que colgué en mi Facebook, hubo opiniones encontradas.

Una gran mayoría se quejó de la mala organización y el nulo espectáculo por el que pagaron.

Otros, desde la comodidad de su poltrona en casa, opinaban: «pobre del empresario», «denle chance es la primera vez que organiza algo así», «hay que darle oportunidad a los empresarios que arriesgan su dinero por traernos espectáculos de buena calidad».

Visto de una manera superficial, podría pasar, pero, no sólo se negó a devolver las entradas, sino que esperaba que aquel que se retirara lugar de la exhibición y quisiera regresar, tendría que pagar nuevamente su boleto.

No hubo mala intención, sólo negligencia, pero defraudó y ese es el punto central de esta columna.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.

InHouse