Lo que más me gusta de la memoria es lo plástica que puede ser, la manera que se retrae, se esconde, te acecha, enamora y destroza. La manera en que olvida lo sucedido antier, pero puede revivir detalles casi imposibles ocurridos hace años. Experta en desvelos, lágrimas y sonrisas. La memoria nos permite evaluar, analizar y adquirir aprendizaje de experiencias vividas. De esta forma adquirimos mayores herramientas a la hora de decidir.

Pero no son las bellezas de las memorias de las que hoy deseo hablar. El cierre e inicio de año me llevan a recordar que este es el momento ideal para dar carpetazo e implantar nueva agenda. Ahí es donde caigo en cuenta que la memoria a pesar de su belleza tiene pequeñas grietas que nos pueden jugar malas pasadas.

Como es el hecho de ser selectiva y su empeño en dar pronto paso al olvido para todas aquellas situaciones negativas. Y lo digo porque iniciando año se da el banderazo para el proceso electoral 2021.

- Publicidad - HP1

Usted ya sabe bien qué es eso, discursos, promesas, traiciones, alianzas, descalificaciones, pero sobre todo; la aparición de montón de prestidigitadores con varita en mano que con el embrujo de un voto a su favor, México despertará convertido en un paraíso del primer mundo, más que eso agregaría yo, porque no solo superaremos sus indicadores económicos, sino que estableceremos unos nuevos inexistentes, como el de; felicidad.

Será en este 2021 donde más debemos de recordar, usar la maravillosa memoria para no dejar atrás la violencia que ahoga a nuestro país y que se recrudece en los 2 últimos años, el colapso del sistema de salud nacional que mostró su rostro más cruel con las 125 mil muertes por Covid al momento.

Los niños de cáncer sin medicamento, los enfermos de los más diversos padecimientos que se han quedado sin atención ni medicamentos. El fracaso de la educación, terriblemente evidenciado en su modalidad a distancia, la falta de inversión en nuestras ciudades. El endeudamiento crónico, la incapacidad para sanear las finanzas. La nula inversión en infraestructura.

Pero sobre todo el abandono a los ciudadanos quienes hemos tenido que enfrentar el cierre de empleos y negocios sin ningún tipo de apoyo o subsidio. El abandono de pacientes Covid en casa sin medicamentos, ni seguimiento alguno.

No olvidemos la nula inversión en infraestructura y equipamiento en construcción, modernización y equipamiento de clínicas y hospitales. El rezago en servicios públicos, como: transporte, pavimento y alumbrado. La corrupción rampante y la ineficiencia de muchos servidores públicos.

Una clase política que aplica una justicia selectiva. Una división de poderes inexistente y la priorización de obras faraónicas inútiles y ecocidas. El pésimo manejo económico del país, y la caída del crecimiento. Así que como las oscuras previsiones en materia de recuperación de empleo y poder adquisitivo que prevén los organismos económicos internacionales.

Todo el terrible escenario que vivimos en México, en Chihuahua y en Juárez, desaparecerá. Volverán a implorarnos queriéndonos hacer creer que esta vez todo será distinto, cuando bien los conocemos ya, no solo porque son lo mismo, sino porque ya hemos tenido demasiadas muestras de la ineficiencia de muchos de ellos.

No olvide, no olvide que son muy buenos para pedir, pero mejores para traicionar, para olvidar, para engañar.

Pero sobre todo; no olvide que nuestra participación durante la jornada electoral, es solo un paso dentro de la democracia, que los ciudadanos tenemos distintas herramientas para hacernos escuchar y que vale la pena que tengamos bien presente para actuar de manera rápida ante el abuso, la negligencia y la incapacidad de quienes nos representan.

Disfruten muchos estas últimas horas, de los primeros días. No dejemos de tener esperanza de que llegue a nosotros pronto la vacuna Covid. Cuídese mucho, cuide a su familia y llénese de paciencia porque pronto el escenario se abre para el terrible espectáculo trágico cómico en que se han convertido las contiendas electorales. ¡Felices fiestas! ¡Feliz año nuevo!

Claudia Vazquez Fuentes
Claudia Vázquez Fuentes

Analista Geopolítica.

Maestra en Estudios Internacionales por la Universidad Autónoma de Barcelona.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.