Atrocidades son las que se cometieron en los hechos recientes donde una familia mormona se vio de nueva cuenta inmiscuida en hechos de sangre aberrantes, el dolor debió haber sido atroz para el patriarca de la familia al observar el escenario donde yacían sus familiares, no hay palabras para describir ese dolor causado, sencillamente es abominable, desde la óptica de Don Q.Chillito es un hecho realizado para causar profundo dolor.

No cabe duda que la seguridad se descompone aún más buscando que se replantee la guerra al crimen organizado, los hechos, y los de siempre, beneficiarios de estos temas buscan el negocio de la guerra, donde nosotros como sociedad pondremos los muertos, ellos pondrán el negocio y las ganancias que genera la guerra y las armas.

Cuando el grado de crueldad rebaza las capacidades de asombro y es la población civil la que está poniendo los muertos nos debe apertura la razón a que ya no solo es guerra entre maleantes y criminales sino que ya es la población civil, niños, niñas. Mujeres, etc., los que están sufriendo los estragos que genera la IMPUNIDAD del actuar y de los negocios ilícitos, ya no son las fuerzas del orden, los soldados los que quedan en la línea de fuego ya son la sociedad civil y ahí cambia todo, al menos debería cambiar la visión de las cosas y las decisiones, al menos las autoridades locales las responsables directamente en primera instancia deberían asumir su responsabilidad y dejar de extrapolar las responsabilidades, sin menospreciar la responsabilidad federal por supuesto.

- Publicidad - HP1

Cuando es la afectada la sociedad civil ya los abrazos, los apapachos y los besos salen sobrando y ese proyecto de pacificación queda reducido al fracaso porque se cambian los caídos, ya no son los criminales los que caen, ahora son mujeres, niños, adultos…sociedad civil y ahí si la respuesta del estado debe de ser contundente y dejarse de cuentos chinos.

No cabe duda que las fuerzas policiacas locales están más que rebasadas e infiltradas por lo que estas forman parte del problema y no son la solución.

Debe estar ya la Guardia Nacional enfrentando frontalmente a los criminales, esos criminales que los tienen perfectamente bien identificados, los enfrentamientos entre grupos poniendo en medio a la población civil no es más que el reflejo de la perdida de cordura criminal que alguna vez prevaleció, al menos en el asunto denominado Caso Culiacán predomino en las dos partes.

El problema en el asunto tan delicado en donde resultó afectada una familia completa de la comunidad mormona es viejo, son problemas de tierra, de agua, de rencillas, de rencores, de soberbia por lo que todos los frentes más que identificados están, todos son sospechosos, todos ellos saben quiénes fueron…menos las autoridades locales y el ciudadano común.

Ofertas de ayuda para la guerra le llegaron al país de inmediato, obvio son negocios altamente productivos para fabricantes de armas, distribuidores, vendedores y revendedores, contrabandistas, el hecho de entrar al combate del crimen los ejércitos los criminales tendrán que armarse y ahí está el negocio, es por ello que nos encontramos entre la Guerra y la Soberanía… La vida o la muerte.

Los besos, los abrazos y los arrimones fueron superados.

Hay mucho atrás de los rencores y los hechos como los sucesos a esta familia mormona, tanto aquí en Mexico como en los Estados Unidos, pero un hecho es cierto, HAY MUCHA BARBARIE, RENCOR Y ODIO que desencadenan sucesos para causar muchísimo dolor a quien va dirigidos y eso no se puede ocultar por lo que pone aún más de manifiesto la factibilidad de poder resolver por las autoridades estos hechos… el hecho esta ahí… la atrocidad y la atrocidad delata.

No se vale deslindarse Sr. Gobernador Corral porque los hechos hubieran sido en Sonora porque los integrantes son de Chihuahua y que arrastran los problemas originados desde sus tierras en Chihuahua.

Son problemas criminales añejos, que se expanden al día de hoy… Y nunca han actuado las autoridades, no al menos para afrontar a esos criminales que pululan por la zona serrana de Chihuahua y Sonora.

Estamos entre dos fuegos los ciudadanos, necesitamos llevar un arsenal de “abrazos y besos” para cuando desgraciadamente nos toque.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito
Escribidor en | [email protected] | Website | + posts

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.