DON Q. CHILLITO: Deslices Consientes

Tal parece que el presidente de la República habla en chino para algunos de sus colaboradores que no han alcanzado a entender la magnitud del compromiso y del reto que tienen encima. De las responsabilidades y la carga que tienen sobre los hombros que forzosamente deben ser ejemplo intachable para lograr mantener la calidad moral para hacer los cambios que este país demanda.

Cabe una pregunta, ¿lo entienden o se hacen?

Creo que es lo segundo y el caso preciso y contundente es el de Juan Carlos Loera de la Rosa y su honorable familia dentro de la nómina federal y con sueldos que resultan ofensivos para la capacidad profesional de realizar el puesto que se le otorgó, se despachó con la cuchara grande porque por supuesto su pariente llegó por iniciativa del Delegado Federal en el estado.

- Publicidad - HP1

Por supuesto no se trata de hacer pecado mortal el hecho de que en las nóminas existan parientes siempre y si será correcto cuando el pariente del que tiene el poder llego a la nómina antes, como pudiera ser el caso de su tío el derecho humanista Dela Rosa Hickerson que llego por sus méritos a Diputado local y con un “poco” de ayudadita de su sobrino.

Es increíble lo que hace el poder y la soberbia que los hace perder el juicio que aplicaron durante tanto tiempo siendo oposición, las cosas y los hechos fundamentales que dan sustento a los principios de su filosofía política, su proyecto político, Don Q. Chillito desde el principio lo dijo Juan Carlos Loera de la Rosa no está con los pies sobre la tierra, no tiene la madera necesaria para advenirse a los principios de la 4T, cree en el poder mas no en los principios y los hechos demuestran lo correcto del vaticinio.

Cuánto daño le está haciendo Loera de la Rosa al movimiento de Morena en el estado de Chihuahua, cuanto engaño al presidente.

No tiene forma ni de esconder ni de justificar su hecho del disfrutar de la familia en la nómina federal con altísimos sueldos para un asistente y una Sub Dirección esas que tampoco deberían de existir ya.
Pero ¿Quién se prestó al alta en la nómina? Tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata ¿O no?

……

Qué triste es enterarse lo que puede ser, y hasta dónde puede llegar, el simple hecho de NEGAR un vaso de agua a un paciente en el Hospital ISSSTE de esta ciudad donde se observa una buena administración y la excelente disponibilidad y actitudes del personal de URGENCIAS de ese instituto.

El resto de las actitudes por el resto del personal tiran por la borda todo lo bueno que pueda existir y de lograr la administración, las instalaciones limpias, los baños bastante decentes, las camas limpias, un aire que no enfría lo suficiente pero es aceptable, la comida buena pero…

Un lector ingresó a URGENCIAS al Hospital y fue pasado a piso por la mañana, desde la noche que ingreso y hasta las tres de la tarde no había tenido posibilidad de tomar un vaso de agua, es diabético, a pesar de que en varias ocasiones pidio al área de enfermería del piso, siempre la misma respuesta: “el gobierno no nos da para agua”, cuando el ISSSTE se sustenta con recursos de los derechohabientes y del gobierno, y me dice el usuario que le preguntó al enfermero ¿Cuál Gobierno? Y que la respuesta que recibió fue el de AMLO, ante esa respuesta le contesto el derechohabiente… ¡Por favor!

Es importante que el Delegado Federal se aboque a ver y mandar investigar la respuesta de los enfermeros al respecto, ¿Quién les dice decir eso?

Porque en el Hospital no hay agua para beber por decisión única de la Dirección, es responsabilidad única del Director del ISSSTE el que no haya agua ni para el personal, ni para los pacientes, que no haya papel en los sanitarios, además del problema delicado del abasto de medicinas que esa si es responsabilidad de la misma Institución en su administración central.

El derechohabiente desesperado por tomar agua abandono el hospital buscando resolver su problema de salud por otros medios, lástima de lo excelente que tiene el Hospital General del ISSSTE de Ciudad Juárez.
Todo por un vaso de agua que nadie de enfermería tuvo la delicadeza incluso de ofrecerle de la que bebían en su presencia.

No puede ser posible que un hospital no tenga agua para beber y que además les digan a los pacientes que no pueden beber de los grifos porque está contaminada ¡Es increíble!

Pero, cabe hacer una pregunta:

¿Con que agua, en un vasito de papel, le dan de tomar las medicinas a los pacientes si no hay agua para beber y la de los grifos está contaminada según los mismos enfermeros…?

Sería interesante saber la respuesta.

Un hospital sin agua para beber es como una farmacia sin medicinas.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.