Como en todo donde existe corrupción, el plan para detener a Ovidio Guzmán López, pudo ser detectado por los criminales a través de los infiltrados a los mandos de seguridad pública, encargados de investigar al crimen organizado. Se dice que el hijo del Chapo sabe que no hay orden de aprehensión en su contra, pero que desconocía la orden de extradición hacia los Estados Unidos de Norteamérica. Lo que seguramente preocupó al cártel de Sinaloa, pues la extradición del Chapo a los Estados Unidos, dificultó su defensa y la posible fuga es más que imposible, por lo que la protección hacia el heredero del imperio del narcotráfico se convirtió en un acto de terrorismo.

El país entero se estremeció el jueves 17 de octubre próximo pasado, ante la noticia de que la detención de Ovidio Guzmán provocó la amenaza del cártel de Sinaloa, en estallar una pipa con combustible en el multifamiliar donde viven familias de los militares. La decisión de los criminales estaba tomada y así se hicieron presentes con armas de alto poder, enfrentando a diversos elementos del ejército y seguridad en Culiacán. La incertidumbre de la experiencia vivida en la nación, ante el fallido intento del gobierno de Felipe Calderón que terminó sin vencer a ningún cártel del país en el que se enlutaron miles de familias, vinieron a la mente de inmediato de los que vivimos la ola de terror más angustiante y estresante.

Por otra parte nos enteramos de inmediato, -gracias a las redes sociales-, que el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador, giró la orden de liberar al capo que es buscado por los norteamericanos. La noticia fue una sorpresa sin duda, que ha sido aprovechada por sus adversarios para desprestigiar al Gabinete de Seguridad Nacional. La respuesta del presidente ha sido bien recibida por la mayoría de los mexicanos, en el sentido de no exponer vidas inocentes. También de preocupación, porque ésta vez el cártel recurrió a actos contra la sociedad civil, que es catalogado como terrorismo.

- Publicidad - HP1

Analizando el fondo, podemos concluir que el cártel de Sinaloa está alerta para defender a su jefe. Qué falló la estrategia de la detención en su territorio, donde la familia Guzmán es tolerada y apreciada por los cualiacanenses incluso. Que se supo de la orden de extradición y que sí fue intencional la detención por parte de la unidad militar especializada, sin el conocimiento de todos los elementos que participaron en la detención. La mayoría desconocía que se trataba del hijo del Chapo Guzmán. Y que la decisión del presidente fue la más acertada para no exponer la vida de gente inocente.

Todos hemos sentido la presencia de la muerte muy cerca de nosotros. Pues la pérdida de un ser querido, de una amistad o de personas que han muerto como consecuencia de enfrentamientos similares, como los que ocurrieron en Ciudad Juárez durante el sexenio de Felipe Calderón, sabemos que arrojan resultados mortales con consecuencias irreparables, incluso en todo tipo de actividades cotidianas. La reparación del daño a niñas y niños que se quedaron huérfanos quedó en el olvido.

Los conocedores del tema del narcotráfico y de los cárteles establecidos en nuestro país, coinciden en que los enfrentamientos con elementos del crimen organizado requieren de una estrategia de inteligencia, prudencia y efectividad alejando a la población civil. Igualmente que mientras existan consumidores de drogas y enervantes, existirán los cárteles. Las adicciones son el gran negocio que prolifera en todo el mundo. Así como también la corrupción en los tres poderes, impiden la impartición de justicia viable y efectiva.

El imperio del narcotráfico incluye gobernantes, alcaldes, ministerios públicos, diputados, periodistas, empresarios, magistrados, jueces y ya con eso nos damos una idea de lo que realmente tenemos en la red que utiliza la estrategia del miedo y del terror. Por eso nuestra Constitución y las leyes que de ella emanan, se aplican en tiempo, modo y lugar definidos por la corrupción en los altos mandos. La investigación de periodistas profesionales que arriesgan su vida, valientemente han dado a conocer nombres, estructura y personajes involucrados.

En el gremio de abogados, nos damos cuenta cuando existe poder más alto que el propio juez, magistrado o ministro. Las sentencias suelen dictarse condenando o absolviendo, debidamente fundamentadas de una u otra forma. En materia penal sobre todo en el tema del narcotráfico, la influencia norteamericana siempre interviene para dar resultados en aquél país, que tampoco se salva de la corrupción. Aún más arriba que la de México.

Molinar Apodaca
Héctor Molinar Apodaca
Abogado | [email protected] | + posts

Abogado especialista en Gestión de Conflictos y Mediación.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.