Hoy, segunda clase de geopolítica para párvulos.


Ya en mi entrega anterior les explicaba la jugada de tres bandas en la que Andrés Manuel López Obrador, se posicionó como líder de los pueblos Latinoamericanos; le mandó un pase a profundidad, (de tres dedos), a Joe Biden, para que aparezca ante la ONU, como el líder mundial, magnánimo y conciliador; y de pasadita, coloca a su Delfín, Marcelo Ebrard como el posible sucesor para 2024.

Los detractores de AMLO, comenzaron a demeritar su  presidencia Pro Tempore en la CELAC, que es el nuevo organismo donde confluyen ahora los países hispanohablantes, dejando en el puro cascarón a la OEA, Organización de los Estados Americanos… pero los hechos son contundentes.

- Publicidad - HP1

Hoy revisaremos la intervención del presidente norteamericano ante la ONU, y veremos cómo a través de la diplomacia, se van afinando detalles para confeccionar el nuevo «concierto internacional».

Veamos.

Biden, el magnánimo anuncia: «No buscamos una nueva Guerra Fría». Promete ante la ONU una era de diplomacia. Ni guerra fría, ni un mundo dividido en bloques rígidos».

Al mismo tiempo, reconoce que terminó la era «UNIPOLAR» y sugiere Nuevas alianzas y cambio de paradigma.

Los términos  UNIPOLARIDAD, BIPOLARIDAD Y AHORA, MULTIPOLARIDAD son cuño del doctor, Alfredo Jalife, y se refiere a lo siguiente: le llama bipolaridad a la época de la guerra fría donde los jugadores sólo eran dos; la URSS y los Estados Unidos.

Luego con la caída de la Unión Soviética, se impuso la globalización desde el criterio «unipolar» (solo EE. UU.) sin enemigo al frente.

Y ahora con el reacomodo político de los pueblos Latinoamericanos, donde obviamente se producirán nuevos acuerdos comerciales, en los que aparentemente no tendrán la tutela de los gringos, el ofrecimiento de Biden para el mundo, suena auténtico, aunque todos sabemos que hay un trasfondo muy denso, atrás de estas «conciliaciones» internacionales.

Recordemos algo básico: no todo lo que negocia vía los equipos de Relaciones Exteriores se hace público.

En su primera intervención ante la ONU, el mandatario estadounidense envió un mensaje de cooperación y multilateralismo para enfrentar la crisis sanitaria mundial, la crisis climática  y el terrorismo.

(Multilarismo, es el nuevo paradigma).

¿Se han fijado que tanto en la cumbre de la CELAC, como en la reunión de la ONU, los temas pretexto fueron LA LUCHA CONTRA EL CORONAVIRUS, en primera instancia; la necesidad de hacer algo por la madre naturaleza, y los acuerdos para la reactivación económica post covid?

Biden lo dijo también: «en lugar de continuar librando las guerras del pasado, estamos fijando nuestros ojos en desafíos como la pandemia global, abordar el cambio climático, las amenazas cibernéticas y gestionar el cambio de la dinámica del poder global».

Sin embargo, la amenaza velada está sobre la mesa; como cuando los jugadores de poker en el lejano Oeste ponían el revólver sobre el fieltro verde.

«El poder militar estadounidense debe ser nuestra herramienta de último recurso». Aseguró.

Y aquí es donde entran los chinos a arrebatarle un poco de magnanimidad.

HoXi Jinping dijo en su intervención, que la vacunación es una de «las principales armas» contra el coronavirus y añadió que el país asiático va a poner a disposición 2.000 millones de dosis de vacunas a finales de año y donará 100 millones de dólares a la iniciativa del Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (COVAX) para garantizar el acceso equitativo a los fármacos.

En síntesis, pienso que en breve habrá dos bloques.

El Chino/ruso; y el gringo con sus aliados hispanoparlantes. La unión europea, tardará un poco en recomponer su estructura.

Pero esa, como diría la nana Goya… «esa es otra historia».

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político | + posts

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.