CARTAPACIO | Inmobilidad Urbana

Nunca como ahora, Ciudad Juárez sufre los estragos de la negligencia política de sus gobernantes.

La deficiente distribución del agua potable, trabajo deplorable en el manejo de la atención ciudadana. Fugas por todos lados, hoyancos donde antes hubo una coladera, y nunca hubo un repuesto. Escombros sin recoger luego de hacer una mala reparación de sus propias excavaciones. Parques en sequía porque si no pagan el rezago no hay agua.

Las calles destruidas. Los baches son ya incalculables. Si antes había franca rivalidad entre municipio y JMAS, ahora se ha pronunciado más la fisura que existía.

- Publicidad - HP1

Dicen que mi parnita, Daniel Valles le puso el cascabel al gato y les amarró navajas a Crucito y al buen, Sergio Nevarez. Nunca lo sabremos con certeza.

Pero lo que sí sabemos, porque se percibe, es que alcalde y presidente de la Junta de Agua, están agarrados del chongo. Y eso va en detrimento del pueblo.

Si a eso le añadimos la insensibilidad política del director de transporte, sujeto de apellido Tuda, por la intransigencia de proporcionarle a los juarenses, la posibilidad de un transporte digno, dejan a la población en la inmovilidad urbana más ignominiosa que alguien pueda imaginar.

¿Quién tiene el poder de resolver y no lo hace?

¿Será el subsecretario Ibañez quien tenga que apretar tuercas y se queda en la comodidad de la parsimonia?

O será directamente la gobernadora que nomás tiene a sus representantes de ornamento.

Nomamespancho, esto no puede esperar.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.