CARTAPACIO | Encuestómetro

Desde que saltamos el milenio he dicho que me declaro a favor de…

1. La no criminalización del consumo de las drogas.

Cada individuo tiene derecho a estupidizarse como quiera, mientras no altere el orden público, agreda a terceros, o atente contra la seguridad o la vida de los demás.

- Publicidad - HP1

Unos lo hacemos con lecturas, escribiendo; y enloquecemos igual que los que necesitan alcohol o mariguana o cocaína para aletargarse.

Es cosa de cobrar distancia con los que usan el estupidizante que a usted no le complace y arreglado.

2. A favor de los matrimonios gay.

Usted no está obligado a tener convivencia social o carnal con personas de preferencias sexuales diferentes a las suyas. Déjelos que hagan su vida.

3. A la interrupción del embarazo cuando la mujer lo decida, en los términos que guarda la ley, sin peligro de encarcelamiento.

Sin mayor comentario, porque es un tema tabú. Sólo mi voto simple.

4. A favor también del derecho a poder transportar a cualquier número de compañeros de partido si quieren ir a votar, mientras no sean obligados a ello.

Del partido que sea.

4. A poder expresar tus ideas políticas en cualquier espacio, a cualquier hora y en cualquier momento, siempre y cuando no sea a horas de trabajo, si eres funcionario.

5. A promoverte como aspirante a cualquier cargo público desde el momento en que tomaste la decisión, sin que implique veda de por medio.

6. A estar en campaña permanente desde ese momento, hasta aquel en que tu partido decida las candidaturas para competir en las elecciones o decidas pegar el chapulinazo.

Si traes recursos personales para moverte… ¡Muévete!

Coartar estas posibilidades, es cercenar la democracia. Pienso.

Hoy, para lograr el propósito de dar a conocer trayectoria, intención política y proyecto, las campañas se disfrazan de «quehaceres de difusión interna partidista», para que la militancia decida cuál aspirante será su candidato.

De difusión interna no tienen nada, pues los medios se encargan de divulgar ampliamente el trajín que cada precandidato provoca y el discurso que cada uno predica.

Los morenos no transgreden la ley. Pero sus oponentes, en vez de contrarrestar con otras acciones de campo, se la pasan «denunciando» sin fundamento.

En trabajos anteriores, he documentado mi análisis sobre los comicios del 2024.

Y en cada ficha que produzco, corroboro el escenario donde el único partido nacional con cierta solidez para la contienda, es el de Morena.

Quizás Movimiento Ciudadano, goce de positiva, pero al mismo tiempo, discutible, credibilidad para contender por la presidencia de la República Mexicana.

Los otros partidos, no. Ni solos, ni en bola.

Han perdido credibilidad, fuerza, decoro.

Pero lo más lamentable es que han perdido lastimosamente el tiempo en confrontar sin mucha potencia al gobierno de López Obrador, y su proyecto de nación denominado, 4T.

No pasan de la crítica, normal, a la crítica mordaz, y ahora… a la crítica perversa y execrable contra el menor de sus hijos, al que han apodado ,»El Chocoflan», y le hacen bullying por su sobrepeso.

Tales vituperios y despellejamientos públicos, no producen más que irritaciones personales al presidente y su mujer. ¡No producen votos!

Mientras que el equipo de Morena, con más sentido de unidad, y para fastidio de sus opositores, crea una jugadita de corcholatas, en la que esparce por todo el país reuniones hormiga, jalando de a 300, de a 500, militantes a los que les dejan caer en el oído las bondades de sus corcholatas.

En Ciudad Juárez coincidió la presencia de John Ackerman con la de Ramírez Cuellar, embajador de Claudia Sheinbaum.

Ackerman con una agenda diferente. Con el encargo de armar los escenarios para la recomposición de los comités directivos municipales y el estatal.

Preparativos para la lucha electoral.

Mientras que Ramírez Cuéllar, con la tarea de juntarle canicas a la Sheinbaum.

Más adelante, vendrán los embajadores de Marcelo Ebrard, y posteriormente los de Adán Augusto.

No sé si haga lo propio Ricardo Monreal, o si se avienta al vacío sin paracaídas.

O quizás sea el ariete destructor que sepulte por completo al grupo Atlacomulco, y lo pongan de candidato a la gubernatura de Edomex.

Lo que me queda claro, es que los morenos traen una dinámica muy perra por todo el país en la que dejan pasmados a sus adversarios, perplejos, inmóviles.

Y como dije antes, sin usar favorablemente el recurso del tiempo.

Los morenos en su encuestómetro y los otros en Baba…ria.

Raul Ruiz
Raúl Ruiz
Abogado, amante de las letras y analista político

Abogado. Analista Político. Amante de las letras.

CARTAPACIO, su sello distintivo, es un concepto de comunicación que nace en 1986 en televisión hasta expanderse a formatos como revista, programa de radio y redes sociales.

Cualquier contribución editorial o comentario puede enviarla a nuestro correo electrónico.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.