En esta columna de su escribidor Don Q. Chillito lo he repetido hasta el cansancio, una y otra vez, que mientras no exista verdadera inteligencia policial positiva hacia la seguridad ciudadana, como es el deber ser de los policías, los golpes siempre serán a favor de la delincuencia organizada porque ellos si aplican, manejan y compran la inteligencia delincuencial, conocen perfectamente bien todos los niveles policiacos, sus actividades, sus fortalezas, sus debilidades y sobre todo su silencio y cuantía cómplice.

Aquí no hablo ni me refiero a policías buenos (que los hay) o malos, me refiero al perfecto conocimiento de los tres niveles policiacos, los delincuentes saben y conocen, espían e infiltran a las policías para tener la información oportuna para su protección…

En las policías no existe, en forma positiva, la inteligencia policial para abatir la delincuencia. Oficialmente no existen los conocimientos, la información, la infiltración y mucho menos el combate preventivo a los delincuentes que operan con la libertad requerida para sus negocios y crímenes, actúan con toda impunidad por eso las cifras delictivas van en aumento.

- Publicidad - HP1

Ninguno de los tres niveles de policías, hoy por hoy, tiene conocimiento preciso de las redes delincuenciales para combatirlas, lo conocen, sí, pero para el usufructo personal y de grupo, pero no para ser utilizado en el combate preventivo de delincuentes.

No tienen la información positiva de la identificación de los cabecillas delincuenciales para combatirlos frontalmente y evitar que cometan sus crímenes. No pueden enfrentar y combatir a los cabecillas de los tratantes de blancas, de los secuestradores, de los narcotraficantes porque, oficialmente, no hay información oportuna de ellos como tampoco la voluntad policiaca para enfrentarlos.

Ese es el triste caso de lo que sucede aquí en Juárez y en todo el país, no hay información de inteligencia para poder destruir las redes y las bandas antes de que cometan sus fechorías, existe tal vez el conocimiento de la plaza y la identificación de a quien ir a cobrarle la cooperación, pero hasta ahí cuando el delincuente conoce perfectamente bien la estructura policiaca.

Lo que hoy los medios y las autoridades nos quieren hacer ver como una ciudad con altísimos homicidios y con ello que la gente entre en el estatus de miedo no es otra cosa más que el cobro de cuentas entre maleantes y asesinos, entre narcotraficantes, es entre ellos mismos pero al presentarlo, como nos lo presentan, les brinda la oportunidad de acceso a recursos presupuestales.

Es increíble que le quieran echar la culpa a los bajos resultados del combate al crimen organizado y a la delincuencia a la Guardia Nacional cuando son las policías locales en origen de la problemática quienes deben tener toda la información y la inteligencia policiaca para combatirlo y compartirla con los tres niveles de policías, el Federal, el del Estado, el Municipal y afrontar la delincuencia en conjunto, el municipio y el estado son los más interesados, o deberían de ser, en erradicar la criminalidad en el estado, a ellas les corresponde porque aquí se origina el problema en la ciudad y el estado.

Desde el lanzamiento del Plan Juárez de Seguridad los asesinatos no han decrecido, han aumentado, las calles de Juárez se llenan de sangre cada día más, pero sangre de los mismos delincuentes en venganzas, cobro de cuentas y agravios y por supuesto los daños colaterales.

Los secuestros, los robos son realizados por bandas que tienen ese modus vivendi, bandas que radican en un punto de la ciudad, que pueden ser conocidos los cabecillas y ser enfrentados con anticipación a sus crímenes y no esperar a que los ejecuten en agravio de la ciudadanía, estos crímenes si lesionan al ciudadano, a sus familias, sus patrimonios.

¿Por qué no los afrontan antes de que ejecuten sus crímenes…? Para eso serviría la inteligencia policial positiva.

Solo esperemos a que el Gobernador Javier Corral nos informe de los avances que obtuvo de su reunión con Alfonso Durazo en la ciudad de México, que nos informe cómo ha avanzado la ejecución de las 100 acciones que diseñaron en su Plan Juárez de Seguridad.

En cualquiera de los tres niveles de las policías mientras no se logre formalizar un área de inteligencia policial todas sus acciones estarán sujetas al fracaso y a la pérdida de recursos mientras la delincuencia sigue ganando más y más terreno a las policías.

A veces pienso que la delincuencia y el crimen organizado es un gran negocio para las autoridades, incluso al nivel federal.

ALERTA con sus pagos en El Paso con sus tarjetas de débito ya que está sucediendo algo muy interesante con ellas al momento que usted paga, por ejemplo, la gasolina en las estaciones.

Mientras usted indica la cantidad de dólares que le va a poner a su tanque de gasolina y que el despachador deberá cargar a su tarjeta de débito este no lo hace así y “se protege” con una cantidad mucho mayor al solicitar la pre-autorización de su tarjeta, la bomba de despacho indica la cantidad hasta donde va a surtir la gasolina y al llegar corta el suministro, pero el despachador que ya había solicitado una pre-autorización de su tarjeta solicito como medida “protectora” una cantidad mayor a lo que le surtieron de combustible.

Si usted es de esos que no verifica sus tarjetas y tiene volúmenes importantes de movimientos es muy posible que no se dé cuenta que en lugar de haberle cobrado, por ejemplo 15 dólares de gasolina, le cobraron “en garantía” en la tarjeta $2,000 ya después de haber convertido los dólares a pesos.

No le servirá de nada reclamarle a su banco porque lo mandaran hasta la estación de servicio donde cargo su gasolina a que haga directamente la reclamación y esta dependerá de que el responsable de la estación acepte regresarle la diferencia que le cobró de más, aun cuando usted lleve el estado de cuenta, el ticket de carga de gasolina y todas sus identificaciones, si lo llegara aceptar va a tardar hasta nueve días en retornarle su dinero y si usted vive fuera de Juárez pues se le complicara más la reclamación.

No crea usted que los gringos son del todo no corruptos, son tan sinvergüenzas que cualquiera, a ellos también les gusta el dinero fácil y el ajeno más.

Por lo regular son México-Norteamericanos los que atiende las estaciones de servicio.

La apuesta es que no regreses a reclamar, o que te fastidie el trámite.

ALERTA, tenga cuidado con sus tarjetas cuando pague cualquier servicio en El Paso, procure y busque la manera de verificar que lo cargado en sus tarjetas sea lo que realmente usted gastó, se lo sugiere Don Q. Chillito y se lo digo por experiencia.

A Armando Cabada no le gusta que le supervisen los recursos ni los contrapesos de Ley y para ello llevaron a cabo una demanda de Controversia en la SCJN en contra de la función de la Sindicatura Municipal y del Auditor Superior del Estado.

Esto nos da la idea clara de que a Armando Cabada poco le simpatiza las Leyes Anti corrupción, si bien es cierto esa controversia viene desde su ejercicio anterior hoy es aún tiempo que espera se resuelva a su favor.

La forma de ejercer el presupuesto municipal, principalmente el de Alumbrado Público, nos da clara idea que está acostumbrado hacer lo que le venga en gana con los recursos y le molesta en demasía a su ego y su soberbia que lo fiscalicen.

Todo un personaje de pies de barro, mientras otros políticos y presidentes municipales meten controversias para beneficiar a los ciudadanos por acciones federales que los afectaron, Armando Cabada las mete para que pueda servirse de los recursos con la cuchara grande y que nadie se lo objete.

Esa es la gran diferencia entre Armando Cabada y otros presidentes municipales del estado que administran ciudades más pequeñas que Ciudad Juárez, pero que tienen, por mucho, mejor ciudad.

ADN Don Q 01
Don Q. Chillito
Escribidor en | [email protected] | Website | + posts

¿Quieres colaborar con esta columna?
Puedes enviar tu denuncia, caso, foto, texto o lo que tengas que decir a [email protected]. Tu información será tratada con estricta confidencialidad.


Las opiniones expresadas por los columnistas en la sección Plumas, así como los comentarios de los lectores, son responsabilidad de quien los expresa y no reflejan, necesariamente, la opinión de esta casa editorial.