Intentaré darle un toque coloquial al concepto: «Cambio de Paradigmas», y no entrar mucho en las densidades de la filosofía, donde Thomas Kuhn, es el referente principal.

¿Qué es un paradigma? Para decirlo simple y llano, es un modelo de algo.

Hay paradigmas en todo tipo de áreas: medicina, política, psicología, deportes, ciencia.

- Publicidad - HP1

Y conforme avanza el tiempo, los modelos envejecen y se hacen obsoletos.

O bien, nunca fueron tan buenos y merecen cambiarse cuanto antes.

Un cambio de paradigma ocurre cuando una teoría de paradigma es reemplazada por otra.

En los casos que nos contraen, los modelos, o paradigmas, requieren ser reemplazados por otros, más eficaces, o bien, menos nocivos.

Un ejemplo: el paradigma de los informes de gobierno, kilométricos y acartonados, se rompe con el modelo del alcalde de Parral, Alfredo «el Caballo» Lozoya.

Nunca más los reportes de mentiras, ya nadie les creerá a los políticos si lo intentan bajo el esquema anterior.

Otro ejemplo:
El modelo neoliberal de gobierno en México, se rompe con el nuevo paradigma, del régimen López Obrador.

Un trabajo cuesta arriba, donde se privilegia ahora a los desposeídos pese a la resistencia de los ricos que pierden sus prebendas.

Otro más:
El modelo de construcción de plantas nucleares, obsoletas desde los años sesenta y setenta, ha causado fugas mortales de energía atómica. En breve, se instalarán nuevas plantas bajo el modelo sustentable que ha sugerido Bill Gates.

El reactor de onda.

Eliminación pasiva de la reacción atómica.

Diseño eminentemente seguro.

Y nuestras pretenciones locales:

  1. Nunca más un gobierno de raterías e impunidad como el que vivimos en Juárez. El cambio de paradigma se dará en las urnas en 2021.
  2. Cambio de paradigma en la construcción y proceso de producción en una mina de cobre. Diferente, sustentable.

Nuestros Cordelieres de petatiux, argumentan su oposición negligente con datos de minas obsoletas.

Historial nefasto. De alta contaminación,

Las minas, llamémoslas, tradicionales. Las minas del pasado, las que no queremos.

Por eso urge el nuevo paradigma de la explotación minera.

La pretensión de Samalayuca.

¿Qué causa un cambio de paradigma?

Kuhn estaba interesado en la forma en que la ciencia progresa.

En su opinión, la ciencia no puede ponerse en marcha hasta que la mayoría de los que trabajan en un campo acuerden un paradigma.

Antes de que esto suceda, todos están haciendo lo suyo a su manera, y no se puede tener el tipo de colaboración y trabajo en equipo que es característico de la ciencia profesional actual. Y siempre habrá oposición. Reticencia al cambio.

Pero el punto de vista de Kuhn es muy contundente.

Argumenta que el mundo, o la realidad, no pueden describirse independientemente de los esquemas conceptuales a través de los cuales los observamos.

Las teorías de los paradigmas son parte de nuestros esquemas conceptuales. Entonces, cuando ocurre un cambio de paradigma, en cierto sentido ¡el mundo cambia!

Para decirlo de otra manera, los científicos que trabajan bajo diferentes paradigmas están estudiando mundos diferentes. O más bien, el mundo bajo varias ópticas.

¿Cómo progresa la ciencia a través de cambios de paradigma?

La afirmación de Kuhn de que, en un cambio de paradigma, la realidad que está en estudio, para cambiar, es muy controvertida, nos roza en los temas de nuestra aldea.

Sus críticos sostienen que su punto de vista «no realista», conduce a una especie de relativismo y, por lo tanto, a la conclusión de que el progreso científico nada tiene que ver con acercarse a la verdad.

Kuhn parece aceptar esto. Pero dice que todavía cree en el progreso científico, ya que las teorías posteriores suelen ser mejores que las anteriores, pues son más precisas, ofrecen predicciones más potentes, y ofrecen programas de investigación fructíferos.

Pero, el tema no debe jalarnos hacia las densidades filosóficas, sino a los terrenos pragmáticos.

Cuando «el cambio de paradigma» se usa fuera de la filosofía, a menudo significa un cambio significativo en la teoría o la práctica.

Por lo tanto, eventos como la introducción de televisores de alta definición, o la aceptación del matrimonio homosexual podrían describirse como un cambio de paradigma. ¿Cierto?

Las tendencias actuales sobre la despenalización del aborto o el uso recreativo de la marihuana, son paradigmas que se van imponiendo, pese a la oposición de los razonamientos conservadores.

¿Por qué negarnos a la oportunidad de cambiar los paradigmas nefastos y nocivos?

Estos ESCENARIOS, palpitan nuestro futuro.

David Gamboa
David Gamboa
+ posts

Lic. en Mercadotecnia por la UVM. Es un profesional del Marketing Digital y apasionado de las letras. Actualmente es Editor y Director General de Juárez a Diario y Consultor en temas mercadotecnia.