Califica Juan Carlos Loera como acto de justicia dar recursos a escuelas de periferia

Entrega delegado de los Programas para el Desarrollo 1.2 millones de pesos a las primarias Socorro Rodríguez Vázquez y Socorro Rivera de Ciudad Juárez; instalarán techos, malla-sombras y losetas.

Ciudad Juárez, Chih. (ADN / Martín Orquiz) – Como un acto de justicia calificó el delegado de los Programas para el desarrollo, Juan Carlos Loera de la Rosa, la entrega de recursos del programa La Escuela es Nuestra (LEEN) a planteles que están alejados de la mancha urbana.

En esos lugares, dijo, se atiende a las personas que más lo necesitan, se dignifica la educación y se eleva la calidad educativa.

- Publicidad - HP1

Este día realizó una gira de trabajo por Ciudad Juárez, donde hizo entrega de 1 millón 200 mil pesos, divididos a partes iguales entre las escuelas primaria Socorro Rodríguez Vázquez y Socorro Rivera.

Con los 600 mil pesos que obtuvo cada institución, sus comités de padres de familia se encargarán de hacer las reparaciones más urgentes que requieran.

Asistir a las zonas marginadas de la ciudad y atender a sus habitantes es un acto de justicia, porque es donde viven las y los obreros, los trabajadores del comercio, de la industria y de los servicios que aportan la mayor riqueza para la ciudad, dijo.

Sin embargo, las escuelas que trabajan en esas colonias tienen muchas carencias, afortunadamente existe el programa de LEEN, que atiende a este sector de la población.
“Tenemos mucha confianza en que, con el recurso que se va a recibir, se van a mejorar algunas de las condiciones de estas escuelas primarias”, declaró.

Afirmó que, al contar con planteles en condiciones más dignas, se enriquece la calidad educativa, pues entre más cómodos estén las niñas y los niños, mejor será su aprovechamiento en clase.

El recurso se entrega directamente al comité de madres y padres de familia de cada institución educativa porque ellos son los que se encargan de arreglar los desperfectos, de acuerdo a las necesidades de cada lugar, añadió.

Se pide, mencionó, que contraten mano de obra entre los mismos padres de familia o vecinos de la escuela y que compren el material en negocios cercanos para que el dinero se quede entre la propia comunidad del plantel.

La estrategia es diferente a lo que se hacía en otros gobiernos, cuando el dinero se entregaba a empresas constructoras y los trabajos que hacían muchas veces no respondían a las necesidades que se enfrentaban.

Loera de la Rosa dijo que se ha demostrado que entregar el dinero a la propia escuela, tiene mayor impacto porque son los padres de familia quienes acuden al plantel todos los días, por lo que conocen sus necesidades y saben cuáles atender primero.

También que se ha demostrado que, con menos recursos, hacen más porque se esfuerzan para que sus hijos estén mejor.

El director de la Escuela Socorro Rodríguez Vázquez, Rodolfo Madera López, comentó que con el recurso se van a arreglar los techos de algunos salones, poner una malla-sombra e instalar losetas en la mayoría de los pisos.

Para que el recurso rinda más, señaló, se planea contratar a padres de familia que saben instalar piso y otros más para reparar el techo, con estas acciones los menores tendrán aulas más cómodas que les permitirá estudiar mejor.

“Esta es una nueva forma de trabajar y es una oportunidad para que los padres realmente vean cómo está trabajando ese dinero y que se maneja a las necesidades de la escuela”, afirmó.

Galería

ADN Iicon 06
Redacción ADN / Staff

¿Quieres compartir información o enviar boletines de prensa?
Envíanos un correo electrónico.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas verificar alguna nota?
No dude en enviarnos un correo, con gusto la verificamos por usted.

Síguenos en nuestras redes sociales.